Reír para una vida más sana

Reír y pasarlo bien son actividades que generan anticuerpos y contribuyen a nuestra buena salud.

Ya sabemos que las personas que más sonríen, que se sienten mejor consigo mismas, que tienen sentido del humor y que, por lo tanto, son más felices, tienen un aspecto mucho más atractivo que los enojones o malencarados. Pero, además, existe un estudio que señala la felicidad y la risa como factores decisivos para la salud. Es decir que mientras más nos reímos o mejor lo pasamos, más anticuerpos generamos.

En este estudio, la risa es entendida como un elemento que favorece a nuestro organismo en tanto éste genera más anticuerpos para protegernos de las enfermedades. Es por eso que la risa es considerada una terapia inmunológica: su efecto positivo en nuestra salud es inneglable.

De acuerdo con una serie de investigaciones realizadas por Lee S. Berk, profesor de la Universidad de Loma Linda en California, Estados Unidos, las personas que ríen reducen las concentraciones de hormonas asociadas con el estrés, lo cual las ayuda a aumentar su respuesta inmune. Lo anterior se concluyó después examinar muestras de sangre de personas antes y después de ver videos graciosos, en comparación con muestras pertenecientes a personas que no habían sido expuestos a esta clase de videos.

Otra de las conclusiones señala que la risa aumenta el conteo de células “de protección” y los niveles de anticuerpos, en especial del tipo de la inmunoglobina A. Por otra parte, la risa favorece la existencia de anticuerpos en la mucosa de las fosas nasales y las vías respiratorias. Así que, si quieres una mejor salud, ríete.

Ahora bien, vale la pena distinguir entre risa y felicidad, porque no son lo mismo. Mientras que la risa tiene que ver con un momento de relajación, con una experiencia agradable pero efímera, la felicidad es más un estado mental, y se relaciona con la calma, con la percepción, con la ausencia de sufrimiento.

De acuerdo con algunos psicólogos, entre ellos el célebre Erich Fromm, la felicidad es, de hecho, un estado mental que se consigue con base en la disciplina (algo indispensable para una existencia armoniosa y mucho más profundo que un conjunto de videos simpáticos).

Fuente: Imagina México A. C.