Caminar te ayuda a adelgazar más que correr

Una de nuestras principales preocupaciones como mujeres -aceptémoslo- es bajar de peso o mantener uno adecuado; la mayoría por estética, algunas por salud. El ejercicio es necesario para lograrlo y para comenzar debemos saber qué nos funciona mejor ¿caminar o correr?, esa es la cuestión.

Correr se ha convertido últimamente en la actividad física favorita. Con aplicaciones para móviles que miden nuestra distancia y tiempo, carreras por aquí y por allá, todo el mundo se ha contagiado; pero para las mujeres (y algunos hombres también), ¿es realmente la actividad ideal para bajar de peso?, ¿para nuestra salud en general?

Preocupada porque ya tenía unos kilitos de más que se veían en mis cachetes, decidí comenzar a correr en el boulevard enfrente de mi casa. Pasaban las semanas y no veía grandes resultados (claro, también empecé a comer mejor) y como no estaba yendo a un gimnasio, porque el ejercicio y yo no éramos grandes amigos, opté mejor por ir con una nutrióloga.

Después de que me dio una dieta adecuada a mis características, vino la pregunta temida: -¿realizas alguna actividad física?. Le dije que apenas había comenzado a correr (y que nunca pasaba de 2 km.). Tajantemente me contestó: NO, lo que tú debes hacer es caminata. -¿Qué?, pero ¿por qué caminata, si todo el mundo corre para bajar de peso?- y terminó por ponerme el mejor ejemplo que aclaró todas mis dudas -¿has visto a las personas que hacen caminata?, ¿cómo son?, de pronto fue como si un rayo iluminara el momento. ¡Claro!, son delgadísimos.

Me explicó que caminar, aunque toma un poco más de tiempo (porque la clave es la distancia que se recorre, no el tiempo) si se hace a un paso adecuado lograremos cumplir con el trabajo que es 95% aeróbico, acelerando el metabolismo y además estimulando la secreción de endorfinas, que quitan la ansiedad. OJO: siempre dependerá de las necesidades de cada quién, a mi me funcionaba en ese momento caminar más que correr para bajar de peso. Hay algunos estudios que para otro tipo de personas, sobre todo atletas, que indican lo contrario. Es por eso que recomiendo ampliamente ir con un especialista o entrenador personal antes que cualquier cosa. Para empezar, está bien caminar.

Resultados: ¡mucho dolor!, más que cuando corría, no en mis articulaciones que es una de las desventajas de correr; si se practica carrera, las lesiones son más comunes, sino en mis músculos. Mis piernas ganaron un poco más de forma, firmeza y las vi delgadas también (se notaba en mi ropa).

Aquí dejo una gráfica buenísima con consejos para hacer caminata y como siempre, recordemos que para comenzar son recomendables diarios (o de perdido de 3 a 5 días en la semana) 30 minutos a paso constante, no lento.

caminata.jpg

Foto: nacion.com

Es importante mencionar también, que nuestros cuerpos son distintos y dependiendo de lo que queramos, como afirma Paul Williams, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley: “Vale la pena repetir que, ya sea caminar o correr, (cualquiera) es más saludable que no hacerlo”.

Y aunque nos veamos chistosas moviendo las caderas por ahí, recuerden, los resultados serán increíbles.

Foto: wvw.nacion.com