Utiliza las máquinas del gimnasio sin lastimarte

El ejercicio es en definitiva un sitio en el que no quieres hacer las cosas mal, ya sea para no lastimarte, obtener los mejores resultados o simplemente como disciplina. Aquí te dejamos algunos consejos para la hora en la que visitas el gimnasio.

Bueno chicas, hay varias cosas sobre el gimnasio que sabemos: que quizás nos guste más hacer ejercicio entre puras féminas, que aunque estemos ejercitándonos nos queremos ver perfectas, y que queremos ahorrarnos la pena de preguntar cómo funcionan las máquinas.

Mi consejo: no te la ahorres. Usar mal las máquinas del gimnasio, o incluso realizar los ejercicios de manera incorrecta puede causar serios daños a tu cuerpo. Y en realidad no quieres ir por la vida sufriendo de un dolor crónico: créeme. Hay algunos consejos simples que te ayudarán tanto con las máquinas del gym, como con los ejercicios que realizas.

Si te duele el cuello al hacer abdominales (con o sin máquina)

Es porque estás dejando que esta parte tan delicada de tu anatomía haga mucho del trabajo por levantar tu cuerpo. No por nada se llaman abdominales, en tu abdomen es donde debe caer el esfuerzo, no en tu cuello. La solución es poner más fuerza en tus hombros y área abdominal. Ahora, si aún no lo logras, puedes realizar del tipo de abdominales que no requieren que levantes tu cuello, como algunas que se realizan en pilates.

Cuando levantas las pesas, te mueves hacia adelante

Chica independiente, no es necesario que trates de llevar una carga mayor a la que puedes dominar. Si las pesas hacen que te muevas hacia adelante cuando las levantas, quiere decir que son muy pesadas para ti. Vas a acabar con un agudo dolor de espalda baja si continúas por ese camino. La solución es elegir pesos más ligeros y doblar bien las rodillas para que tu espalda tenga más soporte a la hora de realizar la carga.

También está el contrario de esto, que resulta de que no estás levantando el suficiente peso y nunca te sientes adolorida. Así como mucho dolor es señal de alarma, la presencia de ningún dolor es un claro mensaje de que no te estás ejercitando mucho en realidad. Lo mismo si después de una hora de ejercicio no sudaste nada.

Te duelen las rodillas al correr

Varias circunstancias ocasionan este problema. Podría comenzar con algo simple, como que aumentaste muy rápido tu ritmo al correr, por ejemplo de 5 a 10km (es un ejemplo chicas). Esto claro que te causará un grave impacto a las rodillas, lo ideal es ir subiendo tu rutina poco a poco. La otra cosa es que puede ser que tus zapatos para correr no estén en condiciones óptimas. Yo no sabía, pero se deben de cambiar de cada 4 a 6 meses si eres de las que salen a correr todos los días.

Sobre todo a la hora de hacer ejercicio escucha a lo que dice tu cuerpo. Claramente te enviará el mensaje de que lo que intentas hacer es demasiado, o muy poco. Nunca te esfuerces más allá de lo que te es posible. Claro, si no duele no sirve, pero no debe doler demasiado. Ten cuidado con cómo utilizas las máquinas de tu gimnasio y de ser posible, pídele a alguien que te enseñe a usarlas.

Foto: Breaffyhouseresort