El crudiveganismo nos reconecta con la naturaleza y la salud

¿Se han puesto a pensar en el tipo de alimentación que tenían los hombres antes de inventarse el fuego? Así es, todo era crudo. Conozcamos un poco acerca de la dieta original o alimentación viva y por qué es importante que sea retomada hoy en día como todo un estilo de vida.

 

crudivegansimorawfoodmexicoalimentacionvivarecetafrutossecos.jpg

Foto: Geoff Peters

Hace un par de años conocí el término de cocina crudivegana y desde entonces, he visto crecer bastante rápido éste movimiento especialmente en México; pues en países como Estados Unidos ha sido adoptado desde hace tiempo con mucha fuerza e influencia.

El crudiveganismo o Raw Food como se conoce en inglés, es una práctica del veganismo con una dieta particular basada en alimentos comestibles crudos cultivados de manera orgánica, que no pueden ser expuestos por más de 42º (temperatura estándar producida por el sol), permitiendo que sus propiedades se conserven y el cuerpo pueda absorber perfectamente todos sus nutrientes; siendo este, el mayor beneficio para la salud de la comida crudivegana.

Los seguidores raw vegan aseguran que el cuerpo humano cambió en cuanto los alimentos se cocinaron y desde entonces aparecieron algunas enfermedades que de hecho aún existen en nuestros días. Es por eso que esta dieta permite comer vegetales de hoja verde, verduras, frutas, frutos secos como las nueces, especias y semillas en su estado 100% natural.

Otra forma de consumir estos alimentos es deshidratándolos en una máquina especial o bien, un horno tradicional siempre y cuando no sobrepasen los grados antes mencionados.

El crudiveganismo se ha convertido en una corriente tan popular que algunas actrices internacionales la han practicado desde hace tiempo tales como Gwyneth Paltrow, Madonna y Demi Moore.

Lo más cercano que he estado de esta dieta, fue la que hace poco una nutrióloga me aplicó llamada desintoxicación; régimen para limpiar el cuerpo de todos esos alimentos que le hacen daño o que hemos consumido en exceso.

Al principio es difícil aceptar que sólo debes alimentarte de verduras y vegetales crudos. Sin embargo conforme pasan los días, la energía que recuperas, la ligereza de tu cuerpo e incluso, las mejorías en la piel y cabello, te hacen darte cuenta de lo bien que funciona no sólo interna y físicamente, sino en todos los aspectos en los que nos desempeñamos como la productividad laboral, recuperación de ánimo, etc.

¿Alguna de ustedes lleva éste estilo de vida?, ¿Ya lo conocían?, ¿Se atreverían a llevarlo a cabo? Nos encantaría que dejaran sus respuestas e impresiones sobre él en los comentarios. ¡Buena semana a todas!

 

Fotos:  Edsel LittleCity TreeGeoff Peters