El famoso tránsito lento: los mitos y soluciones a este problema

Los malos hábitos son uno de los factores principales de los problemas digestivos, el estrés, comidas abundantes, tabaquismo y consumo de alcohol se asocian con el desarrollo de enfermedades como el reflujo, hígado graso, cirrosis y cáncer de colon.

Por redacción Nueva Mujer 

Somos lo que comemos y nos enfermamos si lo hacemos mal. Así de simple. Las enfermedades en el sistema digestivo, habitualmente son causadas por múltiples factores, pero es indiscutible que uno de los principales es la mala alimentación.

Y una de las consecuencias del descuido en la alimentación es la obesidad, que contribuye de forma directa al desarrollo de enfermedades digestivas. "El sedentarismo y la obesidad, favorecen el reflujo, hígado graso, cirrosis y cáncer de colon. Por otro lado, la práctica de algún deporte o rutina de ejercicios aumenta la motilidad gastrointestinal y mejora la distensión", explica el gastroenterólogo de Clínica Ciudad del Mar, Dr. Iván Aguancha.

Dentro de las enfermedades más frecuentes en las consultas médicas se encuentra el Síndrome de Colon Irritable, reflujo gastroesofágico, gastritis y úlceras, hígado graso y diarreas agudas.

DESCUBRE MÁS:

La alimentación recomendable para una óptima salud digestiva está ligada fundamentalmente al incremento del consumo de fibra y agua. "La fibra estimula los movimientos peristálticos favoreciendo la evacuación diaria, disminuyendo así la aparición del estreñimiento, además, la fibra retarda el vaciado gástrico y contribuye a la sensación de saciedad", explica el especialista de Clínica Ciudad del Mar.

El consumo de agua también es importante, ya que influye en los procesos de digestión, absorción y excreción, ayudando a eliminar las toxinas del cuerpo. "La principal medida para prevenir que estas enfermedades persistan es llevar un estilo de vida saludable. Esto incluye, mantener una alimentación con bajo contenido en grasas saturadas e hidratos de carbono, sumado al aumento del consumo de fibra y dejando de lado el sedentarismo", concluye el especialista.