Los beneficios del deporte matutino

La tendencia de las personas que va al gimnasio durante la mañana ha ido en aumento. Si bien desde el tema fisiológico no importa la hora en que se hace deporte, los estudios sugieren que quienes hacen ejercicio durante la mañana tienden a cumplir con el programa completo.

La tendencia de las personas que va al gimnasio durante la mañana ha ido en aumento. Si bien desde el tema fisiológico no importa la hora en que se hace deporte, los estudios sugieren que quienes hacen ejercicio durante la mañana tienden a cumplir con el programa completo.

Diego Pérez, Gerente Técnico de Gimnasios O2 Fit comenta que “la mañana es una excelente opción para hacer deporte, el cuerpo se adapta, y asume que siempre al comienzo del día habrá actividad física, por lo tanto, incluso antes de levantarse mi cuerpo activará su metabolismo para estar listo. Esto es benéfico no sólo para el rendimiento, sino que para la salud general, impactando positivamente en todas las actividades del día, anímica y físicamente”, asegura el experto.

Para las personas que trabajan durante todo el día es un acierto. Así lo asegura Paola Bontempi, quien acude al gimnasio durante las mañanas. Ella asegura que “es ideal porque uno está con más energía, colabora en despejar la mente, a iniciar el día en forma distinta. Los beneficios son miles, no solo físicos sino también emocionales; ayuda a tener disciplina, control, esfuerzo, mejora la autoestima, libera tensiones y disminuye el stress. En la semana voy a las 6 am y los fines de semana a las 10 am y practico trote, spinning, elíptica y ejercicios de máquinas”.

El deporte mejora la agudeza mental ya que la actividad cerebral se ve influenciada por la acción metabólica y este efecto perdura varias horas después de terminado el entrenamiento. La actividad metabólica consumirá más energía. Hay beneficios físicos –invisibles- como la salud cardiovascular o visible como mantenerse en buena forma y psicológico, tales como la disminución de la ansiedad, el buen humor y mejora el estado de ánimo general.

Pérez agrega, “por si fuera poco, el ejercicio incide de manera positiva en la calidad del sueño, hay casos donde es contra producente cuando se realiza a últimas horas del día y de forma muy intensa, por lo tanto, será más favorable hacerlo temprano”.

Otro factor importante es desayunar siempre antes de ir al gimnasio. El desayuno debe ser “liviano” y fácil de digerir. Lo ideal es tomar un vaso de agua, ya que hidratarse desde el primer minuto del día es clave, una fruta o un jugo de esta, junto a algún cereal o pan integral con alguna proteína, como puede ser Jamón de pavo cocido o quesillo.