¿A quién le importa? [En los tacos de una Disautónoma]

La actitud que me ayudó a dejar la enfermedad atrás.

Quiero hablar de actitud, actitud para la dis, la que al menos a mí me funcionó, para que ya no esté.

Uno escucha muchas frases en este camino, que van desde el apoyo, que pasan por la incredulidad, frases que en momentos precisos duelen, frases que te hacen sentir tan solo que de verdad solo quieres que todo termine… ¿Cómo uno se hace más fuerte en tiempo express?

Entendiendo que:

-Nadie debe entenderte; sé que es muy duro, pero cada persona tiene sus propios problemas y en menor o mayor medida, pueden empatizar contigo y cuándo una persona lo hace, sólo debemos agradecer, valorarla con el corazón, sin olvidar que solo de nosotras depende como estemos mañana.

-Abrir tu mente; hay tantas terapias dando vueltas, que a uno le pueden parecer todas falsas. Por eso ¡confíen en sus instintos! cuando uno no tiene nada que perder… Cambiar los paradigmas de lo que creemos conocido es un paso que puede costar dar, por que todo cambio transforma todo lo conocido, pero ¿si el resultado es positivo? y si ustedes. confían que es así ¡Atrévanse!

-¡La situación emocional es un factor clave! y en este punto puede haber resistencia de parte de nosotras, sobre todo las que creemos que podemos con todo, que nada nos afecta, que debemos mantenernos fuertes y capaces y vemos en la dis la gran dificultad de poder ser las que queremos ser…¡WAIT! ¡NO somos SUPERPODEROSAS! la única forma de salir del fondo, es aceptar que se esta en él, para mirarlo, aprender como fue que llegamos a él y no volver.

-Es muy importante, por la situación emocional, estar TRANQUILAS, creer en que todo va a pasar.El otro día me dijeron una metáfora de la vida que encontré muy precisa:

“La vida es como un viaje en la carretera, a veces pasas por bellos pueblos y paisajes donde quieres quedarte, pero debes seguir y al seguir te encuentras con un paisaje tranquilo y un poco más allá hay un pueblo maloliente, feo, oscuro por el cuál quieres pasar rápido y salir pronto de ahí…” La moraleja es, si cuando estés en el lugar feo, tienes la certeza de que vas a salir, por que la vida sigue, quieras tú o no, puedes tomar otra actitud, confiar en otras cosas y estar más tranquila… tratar de respirar, hacer cosas que solo te hagan bien, encontrar el ajuste, para cuando llegue lo bueno, abrazarlo, cuidarlo y sonreír :D!

Se preguntarán por que este post se llama ¿A quién le importa? y es por que solo a ustedes de verdad debe importarles, el poder es de suyo. Y con esto no me refiero a la analogía de la “batalla que debemos ganar”, me refiero a que háganse cargo de lo que le está pasando a su cuerpo, nada es porque sí, al menos en mi experiencia con la Dis, nada fue por que sí y sólo terminó cuando empecé a creer que podía terminar, ese fue el primer paso, creer que la Paulina podía volver a ser la Paulina sin Dis, lo creí, lo creí, lo creí…

Cada vez que enfrente un mareo, LO CREÍ

Cada sensación de debilidad, LO CREÍ

En cada pena o situación de tristeza, LO CREÍ MÁS FIRMEMENTE!!!

Y no pienso dejar de creerlo.

Llevo un poco más de 1 año así, en este estado de amabilidad conmigo y me ha funcionado. ¿De forma mágica?, ¿De forma mística? No lo sé…

Solo sé que funciona :D!