¿Qué son los miomas?

También llamados leiomiomas, son tumores del tejido muscular que compone el útero y están presentes en un 25% a 30% de las mujeres post adolescencia. Son en un 99% benignos y no implican riesgo de cáncer.

Los miomas uterinos, también llamados leiomiomas, son tumores del tejido muscular que compone el útero y están presentes en un 25% a 30% de las mujeres post adolescencia. Son en un 99% benignos y no implican riesgo de cáncer; las molestias características que causan y que son las que provocan que la paciente consulte al médico son dolor pelviano, menstruaciones muy abundantes y dolorosas y/o sangramientos genitales fuera del período de la menstruación.

Dentro de los factores predisponentes a esta patología se encuentran la obesidad, inicio precoz de las menstruaciones, menopausia tardía y un mínimo componente hereditario; pero se desconoce la causa específica que gatillan la aparición de los miomas en el útero.

Existen tres tipos de miomas uterinos, los subserosos: que se encuentran en la superficie externa del útero y pueden ocasionalmente invadir las paredes de éste; los intramurales: se encuentran ubicados en el espesor de la pared uterina (o miometrio) y finalmente los submucosos: están ubicados dentro de la cavidad uterina (o endometrial) y muchas veces son los que más sangran y pueden provocar problemas de fertilidad.

El manejo de los miomas es principalmente quirúrgico y dependerá de la cantidad y tamaño de los tumores presentes. No existen medicamentos que los hagan desaparecer, aunque sí pueden detener su crecimiento o atrofiar su estado. Si los miomas no han causado molestias hasta la llegada de la menopausia, es poco probable que se manifiesten pues los estrógenos y progesterona influyen directamente en su crecimiento. En las mujeres postmenoáusicas o en aquellas premenopáusicas que ya no deseen tener más hijos, lo que se plantea por lo general es la extracción del útero o histerectomía (habitualmente con remoción de los ovarios en el primer caso y conservación de éstos en el segundo); en mujeres que se encuentran en período fértil o que deseen tener más hijos, puede realizarse una cirugía resectiva que sólo saque los miomas, reduciendo o acabando con los síntomas y preservando la fertilidad.