Mujeres ven sus derechos reproductivos amenazados en EE.UU

Menos del 5% quiere escuchar a los próximos candidatos presidenciales hablar sobre el aborto, la salud femenina y otros temas relacionados con la mujer.

Según un sondeo realizado por Kaiser Family Foundation reveló que cerca de un tercio de las mujeres estadounidenses piensa que cada día es más difícil tener acceso a servicios de salud reproductiva como la planificación familiar, la paternidad responsable, la anticoncepción y el aborto.

Tras meses de batalla cultural sobre Planned Parenthood,  (principal defensor y proveedor de atención de la salud sexual y reproductiva), el aborto y la política de anticonceptivos del presidente Barack Obama, investigadores sostuvieron que el 42% de las mujeres se sentía lo suficientemente capacitada para realizar acciones con el fin de influir sobre la opinión de otros o donar dinero.

Sin embargo, el estudio realizado a un universo de 1.218 adultos, también reveló que los derechos reproductivos no son considerados un tema central de la campaña presidencial para las mujeres, quienes consideran que la economía y el empleo son la verdadera prioridad tanto para Obama como para su rival, el republicano Mitt Romney.

De acuerdo a la encuesta, el 31% de las mujeres cree que se está haciendo un gran esfuerzo para limitar los servicios reproductivos. -dividido en casi un cuarto de mujeres republicanas, un 36% de las demócratas y un 31% de las votantes independientes-. Sin exclusión del 36% de las mujeres católicas y el 20% de las evangelistas, quienes también perciben aquella sensación de negación a los derechos en materia de reproductividad. Donde al menos una de cada cinco mujeres conservadoras, también lo ve así.

El tema de la contracepción tomó importancia luego de que Obama indicó que exigiría a los empleadores de hospitales, universidades y entidades benéficas de afiliación religiosa cubrir la anticoncepción femenina.

Como respuesta, 43 instituciones católicas romanas, incluida la Universidad de Notre Dame, realizaron demandas para bloquear esta iniciativa, pese a ser una de las promesas del Gobierno.

Luego, una nueva discusión se tomaba la agenda social del país: el aborto, tras una serie de presiones que salieron a la luz pública para que se le redujera la beca monetaria a Planned Parenthood, entidad que realiza abortos.

Finalmente, apenas una pequeña fracción de mujeres -no más del 5%- quiere escuchar a Obama o Romney hablar sobre el aborto, la salud femenina y otros temas relacionados con la mujer.

Eso, comparado con un 60% que quiere oír a los candidatos hablar sobre economía y  empleo y un 23% que considera el tema de la salud como un tópico central.