Cuidado con los remedios milagrosos

solomujercom.jpg

(c) solomujer.com

Ya empezaron los días de sol y casi simultáneamente nos llenamos de publicidad sobre milagrosos tratamientos para adelgazar.

Entre tanto vinagre de manzana, bloqueadores de carbohidratos y otros tantos componentes, nos terminamos mareando y no siempre tomamos lo que de verdad necesitamos.

Uno de los medicamentos más publicitados últimamente son los quemadores de grasa. Estos, tal como su nombre lo indica, nos ayudarían a perder grasa acelerando y activando los procesos.

Sin embargo, si tenemos una dieta rica en grasas y no hacemos suficiente actividad física, lo más probable es que no logremos bajar ni un gramo. Esto se debe a que los quemadores de grasa tienen distintas funciones que no necesariamente nos harán bajar de peso.

Se pueden dividir en dos tipos:

• Los lipotrópicos, que son catalizadores que ayudan en el transporte y la utilización de las grasas. Entre estos está la famosa L- Carnitina.
• Los termogénicos, que son energizantes que aceleran el metabolismo basal. Entre estos está la cafeína, el guaraná y el té verde.

Entonces, el quemador de grasa no “quema” realmente la grasa, no la hace desaparecer, sólo ayuda en el proceso.

Finalmente, lo que realmente nos hará perder los kilos demás será hacer un cambio en los malos hábitos, incluyendo ejercicios y una dieta balanceada, sin desmerecer la ayuda que nos pueden dar estos componentes en esta difícil tarea.

La idea es que puedas leer con calma los componentes de estos productos y decidir si te servirán o no para lo que te propones. ¿Quieres hacer ejercicio y necesitas tener más energía? Probablemente te sirva más un termogénico, ¿Piensas sólo ponerte a dieta pero los carbohidratos no los dejarás por nada? Probablemente sea mejor un bloqueador de carbohidratos… Y así te asegurarás también de no gastarte un montón de plata en algo que tal vez no te dé los resultados que esperabas.