Somos distintos

Daniela Droz habla en su columna sobre la batalla de padres y madres por la custodia de sus hijos

Hace una cuántas semanas escuché muchos comentarios sobre la situación de una colega que había cedido la custodia de su hijo al padre de este. 

Escuché de todo; cosas como que era una “mala madre”, hasta gente que decía que ese era su problema y su decisión, y nadie debía opinar. 

Pues yo no voy a opinar sobre su situación. Yo voy a expresar mi punto de vista en relación con cualquier decisión que una madre o padre tome en relación con el bienestar de sus hijos. Nunca he comparado el rol de mamá con el de papá. Nunca he creído que soy madre y padre a la vez , ¿por qué? Sencillo, mamá es mamá y papá es papá. Nadie puede sustituir el espacio que ocupa cada uno. Yo soy la mamá de Kennito y hago lo que me toca como madre. Lo que haga o no haga su papá ya es su responsabilidad, no la mía. Yo no puedo pretender que su padre haga lo mismo que yo, pues ambos somos totalmente diferentes y cada cual decide como cumple con su rol. 

Esa ha sido la clave para que tengamos una comunicación saludable por el bienestar de nuestro hijo.

Yo no imagino mi vida lejos de mi hijo. Yo no podría jamás entregarle la custodia de mi hijo a nadie. No quiero perderme nada de su desarrollo y crecimiento, pero esa soy yo. Esa es mi decisión y mi sentir y no puedo pretender que los demás piensen como yo. y es ahí donde está el problema: no sabemos respetar las decisiones de los demás. Nadie conoce tu situación mejor que tú mismo que estás dentro de ella.  Cada cual toma decisiones de acuerdo con sus circunstancias. Entonces, señores, ¿cuál es el empeño de querer señalar y juzgar a los demás porque hacen cosas que nosotros no haríamos?

Enfoquémonos en nuestra vida, nuestros hijos y apoyemos al que lo necesita. Demos un consejo cuando nos lo pidan, pero no metamos la cuchara donde nadie nos ha llamado. Respetemos la vida ajena para que podamos vivir en un mundo más equilibrado. Yo no soy igual que tú, tú no eres igual que yo. Entonces, no pretendamos pensar igual. 

#SéFeliz