¿Un beso inofensivo o una agresión? Feministas denuncian acto contra periodista puertorriqueña

El incidente califica como una agresión a la periodista

Aunque Noticentro reportó el incidente en el que un hombre le plantó un beso a su periodista, Sylvia Verónica Camacho, como un “pequeño pasme”, la reacción de líderes feministas apunta a que se trata de una agresión.

De hecho, el Instituto de Género y Educación Avanzada lo incluyó en su iniciativa #ParaCabrón que desarrollan como respuesta a una campaña de la Procuradora de las Mujeres para evitar agresiones sexuales que ponía el peso de la prevención en la misma mujer. “No hay diferencia entre el acto de haber besado el cachete de una reportera sin su consentimiento y haber ido por detrás y agarrado sus nalgas. No es un chiste, no es una travesura inofensiva, es agresión. #ParaCabrón”, lee la campaña del Instituto. El incidente con la periodista Sylvia Verónica Camacho ocurrió mientras laboraba en la cobertura de las Fiestas de la Calle San Sebastián.

Por su parte, Eva Prados del Movimiento Amplio de Mujeres sostuvo que “en realidad estaba invadiendo su espacio de trabajo. Este tipo de comportamiento que para cualquier otra persona representaría una agresión debe mirarse desde una perspectiva de género. ¿Cómo reaccionaríamos si fuera un hombre quien interrumpe a otro hombre y le planta un beso? ¿Lo acusaríamos de alteración a la paz? ¿Lo arrestarían? Lo cierto es que la agredió, invadió su espacio e invalidó su trabajo. Al gobernador nadie lo interrumpe cuando está trabajando, tampoco en las conferencias de prensa”.

La abogada y profesora de Derecho sostuvo que cada quien reacciona de forma diferente ante una situación como la que vivió la periodista. “Ella no lo tomó a mal. Pero hay que respetar que en otros casos otras féminas se molestarían. En ese sentido, que los medios compartan este tipo de acto y lo resalten como algo positivo o gracioso, nos debe hacer ver que socialmente estamos aceptando las micro agresiones”, expuso la líder feminista. De hecho, apuntó a que puede haber un caso de acoso sexual en el ambiente laboral. “Este asunto, fácilmente, puede hasta catalogarse como hostigamiento laboral porque se realizó durante el horario de trabajo de la periodista. El hostigamiento en el empleo no solo es por parte del patrono, sino también por parte de clientes o terceros”, abundó.

Prado explicó a qué se refieren personas que denuncian el acto como una micro agresión. “Se considera como micro agresión cuando no hay elementos suficientes para catalogar el acto como un delito, porque los delitos tienen unos requisitos. Pero son cosas del diario vivir, que consideramos pequeñas pero que van creciendo y se convierten en agresiones mayores. Esas micro agresiones hay que atacarlas con la prevención”, explicó.

 

Te recomendamos: