Estilo de Vida

Quiero aprender todos los días de mi vida

Columna de Daniela Droz

En estos días he pensado y analizado mi vida más que NUNCA antes. Y entre las miles de cosas que pasan por mi mente, pensé en cómo nos crían y en esas cosas que nos inculcaron desde pequeños, como por ejemplo: “Tienes que prepararte y estudiar”, “No dependas ni esperes por nadie”, “Sal con ropa interior nueva a la calle; nunca sabes si ocurrirá un accidente 😱”, “Ten cuidado con quien te juntas, porque DIME CON QUIÉN ANDAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES”. Son muchísimas cosas más las que nos repetían constantemente. Pero algo que le repetiré día y noche a mi hijo es “EN ESTA VIDA NUNCA PARAS DE APRENDER”. Aunque no quieras, será así.

Cambios… constantes, los cambios nos persiguen siempre en distintas áreas de nuestra vida y es imposible dejar de aprender. Y cuando nos sentimos cómodos, es difícil aceptar que hay que mantener la mente y el corazón abiertos y dispuestos al aprendizaje constante, ya cuando aceptamos esto, todo es más fácil. Y creo que es necesario que lo aceptemos y podamos inculcarle esto a nuestros hijos. No para evitarles que sufran, sino para que aprendan a valorar cada proceso y se den cuenta de que es maravilloso retarse constantemente. Es mucho más sencillo fluir que aferrarse a la comodidad. Que la chispa de la vida se encuentra en esas mariposas que llegan con los retos y con las nuevas oportunidades, que es muy bueno establecerse, pero no hay nada de malo en hacer cambios que produzcan felicidad, que mantenerse positivo y creer en nosotros mismos y en nuestros talentos es vital y que nada es eterno. Así que a disfrutar los momentos de ÉXITO y los que no se dieron como esperábamos, porque todos esos momentos son necesarios para formar nuestra autoconfianza y seguridad.

Quiero aprender todos los días de mi vida y no conformarme con lo que veo. Valoro todo lo que veo, pero siempre aspiro a ir mas allá, porque sí, porque anhelar ir mas allá nos mantiene vivos.