Pareja

Si has tenido una de estas discusiones con tu pareja, tu relación podría estar en peligro

Las discusiones en pareja son necesarias pero a veces, las cosas se pueden tornar tóxicas si no saben controlarse

Discutir con tu pareja es inevitable y muchas veces necesario para fortalecer la relación o terminar algo que no tiene futuro. Entrar en argumentos acalorados de vez en cuando es una parte normal de la mayoría de las relaciones saludables. Lo que impulsa a las diferentes parejas a discutir en una relación puede ser muy amplio, dependiendo de la dinámica y el temperamento de los involucrados.

Una de las cosas más frustrantes sobre las discusiones es cuando al final, la raíz del problema nunca se resuelve realmente. En cambio, muchas parejas terminan pasando toda la noche cantando todo lo que su compañero ha hecho mal en el transcurso de su relación. ¿Te gusta vivir así o pasar un día entero evitando a tu pareja? Si las respuesta es no, entonces estas son las discusiones que debes evitar.

Discusión #1: Llamarse por nombres ofensivos

Cuando la discusión se vuelve acalorada o intensa, es común que salgan palabras que muchas veces decimos sin pensar. Antes de soltar una gran cantidad de insultos que no tienen marcha atrás, resiste el impulso. Piensa que un insulto es una forma de burlarte del otro y desestimarlo, algo que puede herir susceptibilidades de forma permanente. Una discusión de este tipo no tiene lugar en una relación de adultos. Si sientes que llegas al punto en discusión cuando ya no sientes el control de tus palabras, este es el momento de retirarte de la situación y reanudar la discusión cuando puedas hablar sobre lo que te molesta sin recurrir a los insultos. .

Discusión #2: Acusar

Cuando nos enojamos, puede ser fácil culpar al otro de los problemas que rodean una situación actual e incluso de que toda la relación esté mal por su culpa. No debemos deslindarnos de nuestra responsabilidad pues la relación es de dos y los problemas son resultado de las decisiones de ambos.

Incluso cuando pensamos que es claro que nuestra pareja tiene la culpa, de algún modo nuestra participación también influye y es cuando hay que tener cabeza para poner solución. Culpar a una persona por la acción de dos puede llegar a ser un poco injusto e inmaduro.

 

Discusión #3: Atacar

Los ataques implican violencia física, verbal o psicológica y de ninguna manera es aceptable. Violentar de cualquiera de estas formas a nuestra pareja  es con el propósito de infundir temor y sometimiento.

Nadie quiere estar en una situación en la que se sienta amenazada de alguna manera por la persona que ama. Esto no sólo termina activando la respuesta de lucha o huida, sino que abre el potencial para que la lucha escale a nuevas alturas sin una resolución a la vista y un peligro eminente. Si se sienten muy acalorados, lo mejor es dejar la discusión para una vez que se calmen y sean capaces de hablar como adultos.

Discusión #4: Descalificar a la otra persona

Avergonzar a tu pareja o hacerla menos es un golpe bajo y aumenta la posibilidad de que las cosas se vuelvan físicas- Es un fuerte golpe emocional y psicológico que daña más de lo que crees. No es un comportamiento aceptable y no hay forma de fomentar una relación sana través de esto.

En lugar de tratar de "ganar" la lucha viendo "quién es superior", trata de concentrarse en descubrir la verdadera raíz del problema con argumentos de personas inteligentes y maduras.