Juguete del mes: vibradores comandados a distancia

Ponle imaginación a tu vida sexual.

Se trata de un vibrador, como muchos otros, sólo que este tiene la particularidad de que lo puedes manejar con una aplicación desde tu smartphone. ¿Hay diferentes? Sí. Existen multitud de diseños, colores, tamaños y especificaciones. Sólo se trata de encontrar el ideal para ti y tus necesidades.

¿Existe un material ideal?

Generalmente son de plástico y/o silicón, cuida que sea hipo alergénico grado quirúrgico.

¿Todos tienen la misma función?

Sí, son juguetes sexuales que te permiten disfrutar mientras exploras tu cuerpo y descubres nuevos y excitantes placeres que podrás poner en práctica a solas o junto a tu pareja, convirtiendo sus juegos sexuales en una experiencia nueva cada día.

¿Para qué sirve?

Para estimular, mediante vibraciones –más suaves o más intensas- diferentes zonas del cuerpo; generalmente los genitales, sin necesidad de manejarlo directamente. Ya que puedes escoger el “modo” desde antes en la aplicación que escojas.  También ayuda a estimular la imaginación e incluso a cederle el “control” de tu placer a algo y/o alguien más.

¿Cómo se usa?

Lo puedes utilizar para una ocasión especial o volverlo parte de tu día a día.  Antes de empezar te recomiendo buscar la aplicación que se adapte a tus necesidades, gustos y por qué no, también a tu presupuesto. También lee las instrucciones. ¡Te lo digo en serio! Hoy en día hay aplicaciones que hacen de todo: incluso convertir tu celular en un potente vibrador.

Generalmente los vibradores que se pueden manejar con un aplicación, funcionan básicamente igual que un vibrador regular; la diferencia más importante es que puedes escoger desde tu celular el modo en el que quieres que vibre… puede ser siguiendo el ritmo de una canción hasta modo “quemar calorías”.

¿Cuánto tiempo debe durar la experiencia?

Por todo el tiempo que quieras y/o necesites, no hay un tiempo determinado. Sólo te recomendaría que antes de comprarlo, cheques que no haga mucho ruido, para que te sientas libre de usarlo todo el tiempo que quieras en donde quieras. 

Frecuencia: tan seguido como te sientas a gusto. No hay una frecuencia recomendada, simplemente la que te haga sentir bien ¡esa es la correcta para ti!