Pareja

5 formas en las que la negatividad de tu pareja te están afectando, ¡no lo permitas!

No dejes que los cambios de humor o conflictos internos de otro te destruyan

Todos pasamos por malas rachas o momentos de crisis en la vida, pero cuando estamos en una relación, los cambios de humor pueden convertirse en un problema que, sin pensarlo, afecta al otro.

Pero ojo, negatividad no es cuando alguien está sufriendo de una depresión real u otro problema de salud mental ya que son problemas de salud mental que pueden ser trabajados a través con la ayuda de un profesional, además de que no hay nada como tener el apoyo de la pareja. Nos referimos a la negatividad que emana una persona con una actitud pesimista que termina siendo nociva.

Eventualmente, la negatividad de un compañero puede destruir relaciones incluso más rápido que mentir o engañar.

Las cosas dejan de ser divertidas

De vez en cuando es válido que uno no esté de humor para hacer las cosas, aunque llega un punto del día cuando lo malo se olvida y todo termina siendo risa y diversión. Pero cuando lo negativo se vuelve repetitivo y empiezas a darte cuenta de que es así como esta persona es todo el tiempo, puede ser un poco tedioso. Ya se trate de cenar en un nuevo restaurante o ir a un concierto que pensaste que disfrutarían, pero que termina siendo un cúmulo de quejas y refunfuños, la actitud de tu pareja se convierte en un determinante del día.

Tienes que "editar" todo lo que digas

Llega un punto en el que toooodo lo que le digas a esa persona, lo tome como ofensa o algo estúpido. De pronto, te das cuenta de que compartir algo con tu pareja se convierte en un juego de azar por lo que en lugar de correr para darle una buena noticia de manera espontánea, tienes que hacer todo un plan para presentarle las cosas de la mejor manera posible para que no te cuestione, haga caras o busque sabotear tu felicidad.

Dejas de buscar estar con esa persona

Es realmente terrible cuando comienzas a temer su regreso a casa del trabajo, ya que el simple hecho de pensar en "tener que pasar tiempo" con esa persona se convierte e un martirio. Y no porque no quieras a esa persona, pero de pronto se vuelve algo tedioso tener que pasar el tiempo tratando de animarle o escuchar sus constantes quejas sobre lo más mínimo. Es difícil estar cerca de ellos sin tener que prepararse mentalmente primero. Hay amor mutuo, sí, pero es una situación desgastante llenarse de tanta negatividad y es fácil responder por qué prefieres pasar la noche riendo con tus amigos como un "descanso" o "escape" de las quejas.

La negatividad deteriora la imagen

La negatividad puede ser tan poco atractiva. No sería raro empezar a sentirse alejada de la pareja o no querer ser íntimo con ellos cuando están siendo demasiado gruñones o 'malvibrosos'. El brillo desaparece y por más que la otra persona sea atractiva o huela bien, llegará un punto en el que comiences a ver cada punto débil en su físico. Sí, la negatividad puede poner en juego hasta la actividad sexual.

Le permites limitar tu vida.

Triste pero cierto. La negatividad de tu pareja puede convertirse en una forma de dominio sobre ti porque dejas de hacer lo que te gusta o alegrarte por ciertas cosas porque sabes que tu pareja va a decir algo que arruine el momento. Decir cosas como: "Mi fiesta familiar se arruinará porque __ estará allí" o "No podré ir al evento porque __ se enoja". Es realmente un impacto grande el que la vibra de una persona puede tener sobre sobre ti pues siempre habrá una especie de sabotaje (aunque sea inconsciente) de su parte.

Las personas negativas muchas veces hablan o actúan de manera inconsciente. A veces su franqueza, los lleva a verse como un cúmulo de mala vibra o negatividad que afecta la felicidad de otros pero en muchos casos no es que busquen hacer daño. Claro, a final de cuentas, la negatividad es un ambiente tóxico. Habla con esa persona sobre cómo te sientes pero analiza la situación, ¿de verdad quieres estar ahí? Una relación tóxica nunca te hará crecer y puede terminar por dañarte en muchos sentidos.

 

.