Pareja

Sexo o amor, ¿qué es mejor en una relación? ¡Una experta responde!

La sexóloga Alessia Di Bari nos narra cómo nuestros sentimientos juegan un papel muy importante en nuestra vida sexual

Por Alessia Di Bari

Sexóloga

Hace poco estaba leyendo un libro de sexualidad humana y me topé con un texto de Rollo May, psicólogo y psicoterapeuta existencialista estadounidense. Él decía que los humanos somos las únicas criaturas que copulamos cara a cara, mientras miramos a nuestro compañero y dejamos al descubierto nuestras partes más delicadas y vulnerables.

       DESCUBRE MÁS:

 

Me pareció interesante porque a veces se nos olvida que el sexo no sólo es sexo, es mucho más. Y cuando esto pasa, es importante que nos demos permiso de reconocer y expresar nuestros sentimientos, porque más que representar un termómetro de debilidad, nos permiten acomodarlo de una mejor manera y reflejarlo en nuestra vida sexual.

Muchas de mis pacientes llegan confundidas y preguntándose qué es mejor, qué tiene más peso en una relación… ¿el amor o el sexo? La respuesta cambia de una persona a otra y tú eres la única que puede poner en una balanza cuál es el equilibrio perfecto para ti. Lo cierto es que un encuentro sexual ocasional no puede igualarse con la intimidad total, aunque muchas veces constituye la única clase de intimidad que muchas personas logran e incluso, reconocen.

Es fundamental buscar otras formas –además de la sexual- de crear intimidad en una pareja, el sexo no es la única. Que no conozcas otras formas, no significa que no existan. Tal vez sea momento de buscar nuevas formas de sentirte cerca de tu pareja.

De acuerdo con un estudios del ginecólogo William Masters y la sexóloga Virginia Johnson, el buen sexo significa algo más que el número y calidad de orgasmos, la frecuencia del coito, las posiciones ensayadas o las técnicas empleadas. El mejor sexo no constituye tan sólo una simple respuesta física, sino una afirmación madura de amor.

Con todo esto, no pretendo decir que el mejor sexo es el que se hace con amor o el que sentimos cuando tenemos un vínculo profundo con la otra persona, pero sí creo que vale la pena explorar el tema porque, muchas veces, cuando esto ocurre, no sabemos bien a bien qué hacer.

Es común que lleguen mujeres a consulta, acostumbradas a tener encuentros sexuales pasionales, donde –no forzosamente- las une un vínculo amoroso y que de pronto, se enamoren de alguien y sus relaciones sexuales se vengan para abajo y todo esto, porque separamos el amor de la sexualidad y cuando lo queremos volver a unir, ya no tenemos muy claro cómo se hace esto.

No te preocupes, según los autores Allen y Martin el eslabón perdido entre el amor y el sexo es el contacto físico. Además, está demostrado que los seres humanos de todas las edades, orígenes y culturas respondemos de manera más amistosa, amorosa y emocionalmente sana cuando hemos tenido la oportunidad de tocar o acariciar, o de ser tocados y acariciados. Así que la respuesta, está en la pregunta… tal vez, lo único que necesitamos es darnos permiso de acariciarnos y notar qué nos pasa, cómo nos sentimos y qué necesitamos con esa persona en particular; a veces será sólo sexo, otras cercanía y alguna más, amor profundo y duradero.