Llamar a tu pareja con sobrenombres cariñosos mejora la relación

Lejos de ser ridículos, son una forma de mantener el amor latente.

Por Karen Hernández

La comunicación es una de las claves para tener éxito con tu pareja y aunque suene extraño, llamarla "cosita", "chiquito" u "osito"  puede asegurarte una relación más duradera, según los expertos.  

        DESCUBRE MÁS:

 

Por más que digamos que los apodos son para parejitas melosas y ridículas, todas en algún momento hemos llamado a nuestro amado con el nombre de algún animalito o término que denote algo esponjoso. Lo peor/mejor del caso es que entre broma y broma, estas palabras salen de lo más profundo de nuestro corazón e incluso nos hacen sentir mariposas en el estómago cuando el otro se dirige a nosotras de la misma forma.   

De acuerdo expertos, las parejas más felices tienden a utilizar este extraño lenguaje como una forma de comunicación positiva pues establece niveles de confianza.  Pat Love y Steven Stosny, autores de 'Cómo mejorar su matrimonio sin hablar de ello', dice que esto "es una manera de identificar la relación como exclusiva", una especia de "marcador auditivo de territorio", pues cuando otros alrededor escuchan una conversación entre la pareja, saben que están comprometidos el uno con el otro.

Con los apodos se crea una especie de lenguaje inventado entre ambos que los conecta de forma única. "Es una manera fácil de inyectar comunicación positiva en la vida cotidiana", explica Jamie Turndorf, psicoterapeuta de relaciones en Nueva York y autor del libro 'Kiss Your Fights Good-bye: Dr. Love's 10 Simple Steps to Cooling Conflict and Rekindling Your Relationship'. Esto a su vez permite tener bromas internas que alivian la tensión al momento de argumentar o discutir. 

Lillian Glass, experta en lenguaje corporal y consultora de comunicaciones, de la Universidad de Minnesota explica que los apodos también manifiestan niveles de contento o descontento entre las personas así como el nivel en el que se encuentra la relacion sin necesidad de hacer o decir de más. No es casualidad que las parejas que están empezando se apoden con cosas que recuerden a algo muy dulce (como "algodón de azúcar" o "corazón de melón") ya que ante los ojos de cada uno, el otro es una delicia y algo muy atractivo.

A medida que la relación avanza, la pareja ya habrá creado todo un lenguaje propio y los apodos pasarán a reflejar más las experiencias compartidas. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram

 TE RECOMENDAMOS EN IMÁGENES:

 Imagen foto_00000001

 

Y EN VIDEO: