Pareja

Esto es lo que pasa en tu cerebro después de una ruptura amorosa

Lamentamos decirte que las mariposas en el estómago no existen

Por Andrea Sánchez

El amor es un sentimiento hermoso, alrededor de él hay muchas cosas poéticas. A todos nos han dicho que el amor se siente en el estómago, por aquello de las mariposas, pero no, la realidad es que el amor no es más que un conjunto de estimulaciones cerebrales, hormonas y neuroquímica, pero claro, eso no se lee tan romántico. Según la American Physiological Society, esto es todo lo que pasa en tu cabeza cuando el amor no te sonríe.

Mucho se ha dicho que el amor es una droga, cuando estamos enamorados nuestros niveles de dopamina, serotonina y oxitocina se elevan, por eso nos sentimos tan bien. Lo malo ocurre cuando nos rompen el corazón, pues al hacerlo el primero en reaccionar es nuestro cerebro.

DESCUBRE MÁS:

Tu sistema de unión se ve afectado

Se trata de la conexión y está dirigido por la oxitocina y la vasoprecina. Luego de una ruptura amorosa, el cerebro busca empujarte hacia tu ex pareja, aun si éste no era una persona amable o la relación no era saludable. Cuando esto ocurre te sientes ansioso, con ganas de hablarle y pedirle que se quede en tu vida.

Tu sistema de recompensas te hace sentir como si estuvieras en abstinencia

Cuando nos enamoramos liberamos dopamina, sustancia encargada de darnos placer, pero en sus niveles más bajos también nos produce dolor. Cuando rompes con tu pareja la serotonina hace que los pensamientos obsesivos, negativos y de impulsividad estén latentes, así como un adicto que está dejando las drogas.

Se activa el dolor

El amor duele, sí. La sensación que asemeja un corazón roto está relacionada con los niveles de opioides endógenos, lo que contribuye a que los sentimientos de angustia y dolor sean una constante.

Estás más sensible que de costumbre

No, no es tu imaginación, el cerebro libera corticotropina y la norepinefrina, dos sustancias que hacen que tu sentido de alerta esté más sensible que de costumbre. Por ello puedes experimentar ansiedad, palpitaciones cardíacas y cambios en tu apetito.