Pareja

Conocer o "pinchar" con alguien: Así ha cambiado la dinámica hoy

El amor no funciona como antes. La tecnología -que todo lo cambia- nos obliga a amar de maneras distintas. En tiempos de conectividad, los románticos ejercen el coqueteo por WhatsApp, dando "me gusta" a una foto de Instagram o enviando un Twitter. Mensajes de texto, emojis y likes son los códigos actuales.

Por: Valeska Silva Pohl

Ya no es necesario poner de cabeza a San Antonio – como decían nuestras tías y abuelas – para conseguir novio. Hoy puedes olvidarte de lucir ese outfit perfecto, maquillarte y peinarte por horas e ir al bar o discoteca de moda para encontrar pareja. Basta con revisar tu celular. Descargar alguna aplicación en el smartphone, subir una foto personal y llenar una ficha de datos se ha convertido en la manera más efectiva para conseguir una cita o relación amorosa.

DESCUBRE MÁS

 

Es imposible desconocer que hoy para muchos la primera actividad del día es actualizar el estado de Facebook o twittear y contar "qué estás pensando o haciendo". Es casi un imperativo pertenecer al menos a una de las redes sociales. Si no, no existes. Secretamente buscamos en ellas aprobación social, adulación y ostentar nuestros estilos de vida, sean reales o no.
En definitiva lo queramos o no, las redes sociales nos acercan y nos separan. Nos ayudan para comunicarnos con miembros de la familia, amistades, antiguos compañeros del colegio o la universidad. Nos permiten encontrarnos a sólo un click de distancia y actualizarnos de sus vidas. También nos dan la posibilidad de ubicar a algún ex novio o a ese chico que fue un amor imposible hace mucho tiempo, pero todavía recordamos.

Rupturas por Whatsapp
Hemos perdido el encanto del cortejo de antes. Tanto en las relaciones de pareja como en el amor, existe un antes y un después en la forma en que se desarrollan. A tal nivel hemos llegado que la forma predilecta para terminar una relación sentimental entre las personas de 20 y 30 años es vía mensajes y WhatsApp. Frío y distante pero práctico, es un método que evita escenas incómodas o extender una relación que está muerta.

"Han ocurrido dos cambios radicales en el relacionamiento en los últimos cuatro millones de años. El primero fue hace 10.000 o 15.000 años, durante la revolución agrícola, cuando nos convertimos en sedentarios y aparece el matrimonio como un contrato cultural. El segundo vino con el auge de Internet", aseguró el investigador Justin García, del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, a la revista "Vanity Fair". Para García, la gente ha dejado de conocer a sus parejas basádose en la proximidad, ahora lo hace gracias a Internet. "Está cambiando radicalmente la manera en que actuamos romántica y sexualmente", agregó el experto.

Por su parte, Lucy Brown, profesora en el Colegio Einstein de Medicina de Nueva York, señaló a la BBC: "Las personas tardan un promedio de tres años viviendo con alguien para saber cómo es". ¿Entonces por qué las aplicaciones de citas -que facilitan relaciones de corto plazo- son tan populares? Diversos estudios han demostrado que las personas que pasan por la fase inicial del amor tienen sus niveles de serotonina y dopamina muy elevados. El organismo se vuelve adicto a este sistema inconsciente de recompensas y, por ello, estas aplicaciones tienen éxito.

La gran pregunta es si la tecnología mejora o empeora las cosas. De acuerdo al libro Modern Romance, las complica más. Éxito en ventas, el agudo texto fue escrito por el comediante estadounidense Aziz Ansari. Junto al sociólogo Eric Klinenberg desmenuzan los "sensibles códigos del flirt", "de los placeres y de los peligros del romance moderno" en la era de los smartphones y los tablets. El texto es una investigación seria y documentada que incluyó cientos de entrevistas y focus group, sin perder su enfoque humorístico e irreverente.

Para la experta en relaciones de Match.com, la argentina Valeria Schapira, "la tecnología ha cambiado el modo en que nos vinculamos en todos los aspectos de nuestras vidas. Hoy compramos, pagamos nuestros impuestos, realizamos transacciones bancarias, programamos nuestros viajes, vemos el estado del tránsito online… El Smartphone se ha vuelto tan indispensable para la cotidianeidad que si perdemos el dispositivo se nos complica la vida. Concentramos todo allí: nuestros datos de contacto, notas, mails, etcétera. ¿Cómo no iban a llegar al Smartphone nuestras relaciones amorosas? En el caso de quienes están en pareja, la posibilidad de estar en contacto estrecho es enorme. Más aún en quienes mantienen un vínculo a distancia ya que medios como el WhatsApp y las webcam permiten que la relación no se enfríe hasta la hora de volverse a ver. Quienes no tienen pareja encuentran la posibilidad de hacer la búsqueda y el contacto en viaje al trabajo o en la comodidad del sillón. El crecimiento de las llamadas apps de "social discovery" como Tinder es una manifestación de cómo la tecnología ha cambiado nuestra manera de conocernos".
Y en cuanto al uso, no se trata sólo de los más jóvenes. "No sólo los nativos digitales se comunican online. Ya es la manera más habitual en que las personas entablan comunicación. De hecho, el 58 % de los usuarios de Match.com en Chile va de los 30 a los 55 años de edad", sostiene Schapira. Y agrega: "Las aplicaciones como Tinder han cambiado la manera de encontrarse y su uso extendido también ha naturalizado el uso de la tecnología para buscar el amor. En el caso de un portal como Match.com con, veinte años de existencia, muchos adultos latinoamericanos se han animado a su uso a partir de ver como sus hijos utilizan las apps para concretar sus citas".

Consultada sobre la incidencia de las redes y aplicaciones en los engaños e infidelidades de pareja, la experta sostiene: "La infidelidad antecede a la tecnología. Cuando no existían los teléfonos inteligentes (y los no tan inteligentes), nos enterábamos por un amigo, vecino o compañero de trabajo de un engaño. Demonizar a la tecnología por sacar a la luz problemas de base en una pareja como la falta de comunicación, es una actitud infantil. Una actitud responsable pasa por plantearnos qué estamos haciendo con nuestras relaciones, de qué manera nos estamos comunicando y si estamos haciendo buen uso de la tecnología". Sin embargo, reconoce que las posibilidades aumentan: "Es cierto que la infidelidad está hoy más al alcance de la mano. Una encuesta reciente de Match.com, reveló que el 48 % de las personas cree que las redes sociales pueden arruinar una pareja, siendo mayor la proporción de hombres (65 %) que de mujeres (35 %) que piensa así", concluye Schapira.

Podemos decir que si bien el smartphone facilita cada vez más las posibilidades de conocer a otro, también nos lleva a que los momentos de a dos sean siempre con un tercero en el medio, uno que nos atrapa, dirige nuestra atención y termina, paradójicamente, acercándonos a quien tenemos lejos y alejándonos de quien tenemos al lado, a veces, incluso, en nuestra misma cama. Los estudios lo llaman Phubbing, que es el hábito constante de ignorar a las personas a nuestro alrededor para enfocar todo su interés en un dispositivo móvil. No hay que imaginar demasiado cuál es el efecto que esto tiene en la vida de pareja ¿no?

En Chile y el mundo:
* Estadísticas de la Asociación de Abogados Matrimoniales de Estados Unidos demuestran que Facebook es en la actualidad responsable de 1 de cada 5 divorcios en el país. Otro estudio llevado a cabo por Cyberpsychology and Behaviour Journal, revela que en el mundo se registraron 28 millones de separaciones a causa de las redes sociales.

* Match.com -el portal de citas más grande del mundo- lanzó recientemente su app para smartphones. En este portal, casi la totalidad de los usuarios manifiesta estar buscando una relación comprometida.

* Para todos los gustos: Para curiosear en la vida del ex, para realizar una infidelidad o para investigar potenciales opciones de citas… de todo y para todo alcanzan las aplicaciones y redes sociales disponibles en el smartphone, en el área del amor.

* En Chile: El Smartphone es en muchos países la principal manera de comunicarnos. De acuerdo a un reciente estudio del Pew Research Center de Estados Unidos, Chile está a la cabeza de los países de América Latina que utiliza Internet y cuyos habitantes poseen un Smartphone.