¿Sexo anal por primera vez? Esto es lo que debes saber para una experiencia placentera

Olvídate de los tabús y conoce la ciencia detrás del sexo anal.

Por Karen Hernández

La idea de sexo anal es una cuestión que en muchas produce miedo e inseguridad:  ¿dolerá?, ¿es seguro?, ¿qué pasa si…?. Sin embargo, cuando las parejas llegan a un esa etapa de madurez y confianza mutua, el sexo se convierte en una exploración de sensaciones nuevas. Sin embargo, esta práctica sexual está rodeada de dudas y tabués que debemos hacer de lado para disfrutar plenamente.

       DESCUBRE MÁS

 

A las mujeres nos invade el miedo a sentir dolor y ellos llegan a asociar esta práctica con homosexualidad, pero es claro que la identidad sexual no cambia el hecho de poder disfrutar de esta práctica y con respecto al dolor, si el ano está bien lubricado, no hay por qué sentir dolor.

¿Por dónde empezar? Lo primero que debes hacer es estar decidida de llevar a cabo esto. Nadie debe sentirse obligado a practicar coito anal porque la pareja lo pide. Presionarte sólo te generará el estrés y los nervios serán tu peor enemigo.

Recuerda que las caricias preliminares son un básico para excitarte y relajar la zona. El esfínter muscular tiene una gran resistencia, por lo que la relajación y una buena lubricación son necesarias. No pienses que "no va a entrar", los músculos tienen gran elasticidad y el orificio puede estirarse lo suficiente para tener una penetración exitosa. Ojo: a diferencia de la vagina, el ano no se autolubrica, así que un buen lubricante a base de agua será necesario.

Como toda práctica sexual, es importante realizar una penetración suave, cuidando si la pareja está bien o si prefiere abortar la misión, ya que puede estar sintiendo dolor o simplemente no le agrada. Hay parejas que practican con vibrador, el dedo y hasta el puño (fisting), pero claro, todo depende de cada quien. Sobre el fisting (penetración con el puño) es necesario el uso de un guante de látex y mucho lubricante y no llevar anillos ni las uñas largas. En todos los casos se debe llevar una buena higiene en la zona.

El preservativo es muy importante ya que la mucosa rectal es una entrada de virus y bacterias. Jamás permitas una penetración vaginal después de la anal, ya que correrás el riesgo de infectar tu zona con las bacterias de la flora bacteriana. Si vas a tener penetración vaginal, recuerda cambiar el condón, especialmente si tienes pequeñas fisuras, heridas o sospechas de alguna ETS. Y no, por nada en el mundo pienses que el sexo anal es una alternativa anticonceptiva, ya que aunque las posibilidades de quedar son mínimas, existe cierto riesgo de que el semen corra del ano a la vagina…y el resto, es historia.

¿Es posible tener un orgasmo mediante el sexo anal? Sí e igual o más de intenso que con el sexo vaginal ya que se estimula la próstata (hombres) y los nervios que conectan con el clítoris (mujeres).

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Sñiguenos en Instagram