5 cosas que encienden al máximo tu deseo sexual

La sexóloga Alessia Di Bari nos dice que hay una serie de 'ingredientes' para mantener encendida la pasión

Por Alessia Di Bari

Sexóloga

Últimamente me han preguntado mucho sobre el deseo sexual: ¿Cómo surge?, ¿dónde se 'compra'?, ¿por qué varía?, ¿por qué con algunas personas lo sentimos más que con otras? Etc

La verdad es que ni yo, ni la ciencia, tenemos respuestas exactas para todas y cada una de estas preguntas, pero lo que sí les puedo decir es lo que he observado a lo largo de mi vida profesional y personal.

DESCUBRE MÁS

 

Lo divertido del deseo sexual es que responde a una infinidad de variables, por lo que se vuelve complejo e interesante. También es un hecho que sí hay algunos 'ingredientes' principales, que son de los que me gustaría contarles hoy: 

– Incertidumbre. Esto es algo que, a la mayoría de nosotras, nos eleva el deseo sexual hasta las nubes. No forzosamente nos gusta, pero funciona. Mientras más incierta es una relación, generalmente más pasional; es como si tuviéramos una sensación interna que nos dice: 'se va a terminar, mejor lo disfruto ahora'.

– Química.  A esa chispa, conexión, ese fuego inmediato que se siente con alguien es uno de los ingredientes más comunes para que nuestro deseo esté todo el tiempo arriba

– Curiosidad. Ésta es la razón, en parte, por la que las relaciones que apenas empiezan tienden a ser más pasionales que las que ya están más estables y llevan un tiempo de estar juntas. Esto se debe a la curiosidad, como se trata de alguien nuevo, todo nos da curiosidad, queremos saberlo TODO. Los problemas empiezan después, cuando sientesa sentir que ya conoces todo de esa persona y que no hay nada que ya pueda sorprenderte. Pocas cosas matan tan rápido el deseo como la sensación de certeza y la poca capacidad de asombro.

– Juego.  Aunque parezca increíble, la capacidad que tengamos de jugar en la intimidad es algo que favorece –de manera importante- el deseo sexual. Jugar tiene que ver con fluir, con no tomarte las cosas tan en serio, con estar presente y en lo que estoy.

– Comunicación. Es vital aprender a comunicarme con mi pareja, poder decirle qué me gusta, qué no me gusta, pedir lo que necesito, marcar límites cuando sea necesario, mostrarme, hablar de lo que siento, entre otros. Esto nos permite sentirnos cerca de la otra persona, que somos escuchadas y entendidas. Para muchas de nosotras, es vital al momento de la pasión.

Estos son sólo 5 de muchos ingredientes que convergen en el deseo sexual. A ti ¿qué te enciende el deseo? ¿Tienes identificado qué situaciones, eventos o acciones despiertan tu deseo? ¿Has notado si ha ido cambiando según tu etapa de vida? Sería interesante hacer la reflexión y tomar nota, ya que en medida en que te conozcas mejor, también podrás conocer mejor qué te enciende y buscarlo deliberadamente cada que lo necesites.