Pareja

El sexo vainilla, la práctica más dulce que existe

¿El sexo rudo no va contigo? Tal vez seas partidaria del sexo tranquilo y no lo sabías.

Por Andrea Sánchez

Imagina que estás en una heladería y a tu disposición se encuentran los sabores más exóticos y deliciosos que jamás hayas probado. Entonces tú, al decidir, optas por un sabor tradicional como lo es la vainilla. Así es el sexo vainilla, hay muchas posiciones, aventuras o experiencias por vivir, pero para ti ‘el misionero’ o ‘la cucharita’ están bien.

Varios sitios especializados en relaciones sexuales apuntaron que, con el boom de cintas como ’50 Sombras de Grey’ hubo una revolución sexual. Ahora, la norma era experimentar nuevas sensaciones, hacer del sexo rudo parte de la rutina habitual pero para la fortuna o infortunio de muchos, mujeres del mundo se sienten bien experimentando posiciones que no impliquen que al día siguiente el dolor de ciertos músculos sea insoportable.

DESCUBRE MÁS:

 

No quiere decir que el sexo vainilla sea aburrido, simplemente no busca experiencias extremas ni hacer el amor en lugares que nunca antes había pensado. No. El sexo vainilla supone tranquilidad, no quiere decir que no disfrutarás y llegarás al orgasmo, lo lograrás a tu ritmo.

El sexo vainilla surgió en la década de los 80 como una respuesta al Bondage donde el sadomasoquismo es protagonista, es una alternativa para la mujeres que no desean voltearse de cabeza para mantener relaciones sexuales o ser golpeadas sólo por placer.

En esta práctica el contacto cara a cara, la privacidad, el contacto con todo el cuerpo y el disfrutar al máximo a tu pareja siempre estarán presentes. Lo que el sexo vainilla busca es crear un lazo más estrecho con tu pareja. Sí, es una de las prácticas más tiernas y dulces que experimentarás.