Pareja

¿Mi pinche, mi mino o mi gordo? Conoce el nuevo diccionario del amor chileno

Desde tiempos inmemoriales hemos intentado nombrar, definir y designar NUESTRAS situaciones amorosas. ¿En qué estamos hoy?

Por: Valeska Silva P.

Las relaciones afectivas, la vida en pareja, la sexualidad y sus códigos van evolucionando con las modas, la contemporaneidad y las nuevas formas de relacionarnos. El lenguaje va de la mano con todo lo que vamos adoptando en nuestras vidas, es nuestro principal canal de comunicación y trascendencia. Para que no estés fuera de lo que se lleva en tiempo verbal, aquí te dejamos el nuevo diccionario que usamos en Chile para definir a nuestras parejas, sean estables, esporádicas o formen parte de una relación abierta.

En general, nuestros padres y abuelos no salían de definiciones como pololo, novio o marido. Todas muy formales y en ese orden, según el grado de compromiso. Estas tres denominaciones clásicas –y todavía las más utilizadas, debemos reconocer– eran la única forma de definir una relación de pareja. Pero quienes hoy somos adultos y, los más jóvenes en particular, hemos incorporado una serie de definiciones que se han ido adecuando a los cambios de nuestra sociedad, a un mundo más globalizado e instantáneo. En la época del Facebook y de las aplicaciones para buscar pareja como Tinder y Happn, las más comunes son:

Andante: suele usarse cuando se comienza a salir con alguien, durante las primeras citas. Hay una frecuencia en la relación, pero no es seria. Puede ser presentado al círculo de amistades, pero difícilmente a la familia. Es frecuente su uso en generaciones de veinte y treinta años.

Pinche: relación parecida a la de andante, aunque suele ser más esporádica. Se denomina así a alguien con quien te relacionas cuando uno de los dos requiere afecto y se acerca al otro. Es más común oírla en los que superan los 30 años.

 

Imagen foto_00000001

Mono Porfiado: una abogada de 33 años, que pidió resguardar su nombre, nos dio esta definición y nos pareció genial. Corresponde a una pareja esporádica sin siquiera una amistad. Se juntan sin ningún compromiso, cuando uno de los dos tiene ganas. Podría considerarse una derivación del "pinche".

Apéndice: Lo escuchamos sólo una vez, pero lo agregamos por lo novedoso y porque no nos pareció adaptable a las otras categorías mencionadas. "No le da para andante, pero siempre está pegado, como lapa. Incluso se aparece hasta en tu casa, pero no lo puedes presentar a la familia. Es lo que hay, lo que está disponible", nos comentó Alejandra, ingeniera comercial de 26 años.

Amigos con ventaja: Muy utilizada desde hace varios años, ha sido incluso la temática de series y películas. También se llaman amigos con cover o con beneficios, ya que por lo general son relaciones que comienzan en una amistad y, en algún momento, traspasan esa línea. Existe un afecto más allá de lo sexual, pero no suele ser una relación exclusiva.

La Pierna: Cómo olvidar la respuesta del futbolista Francisco Huaiquipán, hace sólo unos años, cuando le preguntaron cómo estaba su pierna después de haber sufrido una lesión. Él, en forma automática y sin pensarlo, contesto: "Mi pierna está bien, en la casa, cuidando a mis hijos", refiriéndose a su mujer. Es una referencia muy coloquial, de la pareja estable.

Touch and go: Lo hemos escuchando desde hace algunos años. Es parte de las denominaciones de los más jóvenes, aunque más que una relación de pareja, es un término que se utiliza para una situación puntual y única de carácter afectivo. Como su traducción literal del inglés lo señala: "tocar e irse".

Papi, papito o mami: Definición muy usada por los latinos –especialmente en los países caribeños– pero poco común en Chile. Tiene una connotación sexual y la escuchamos frecuentemente en películas y series de televisión.

Mino (a): suele usarse cuando nos referimos a nuestra pareja, estable, en el contexto de una conversación entre amigos, más bien informal. Tiene una connotación de pertenencia. "mi mino", "mi mina". Más utilizada por hombres que por mujeres, entre los 20 y 40 años.

Gordo (a): término frecuentemente utilizado por las generaciones de 40 y más. Suele tener un carácter afectuoso en relación al otro y siempre es en referencia a la pareja estable.

Intentamos referirnos fundamentalmente a las denominaciones más reiteradas por mujeres y hombres. Sin embargo, quedaron fuera varias que por lo menos ameritan una mención: "Peor es nada", "Media naranja", "El o la de turno", "Negro o negrita", "Mi guacho o guachita"… Algunas muy poco usadas, cursis, divertidas o mamonas. Y tú, ¿cómo llamas a tu pareja?