Un verano caliente: Descubre por qué en esta época queremos más y más sexo

Que el verano aumenta el deseo sexual es una afirmación que ya hemos escuchado. Las razones parecen ser bien entendibles: La presencia de más horas de sol nos activan y, en definitiva, comenzamos a hacer con más ganas diferentes actividades. QUIZÁS SEA EL MOMENTO IDEAL PARA RECUPERAR una vida sexual en decaimiento.

"El sol no solo nos mejora el estado anímico, sino además activa las hormonas y vitaminas que nos predisponen al goce y a disfrutar más de instancias románticas", señala la periodista experta en sexualidad Karen Uribarri.

Los motivos por los que esta estación es una época de más actividad íntima también tienen que ver con que "el sudor es un gran afrodisiaco. La ropa de verano deja ver más piel de lo habitual, aumentando el atractivo, despertando los sentidos en los otros, y en las vacaciones hay más oportunidades de intimidad".

Y bueno, en nuestro país, con estaciones tan marcadas, hay más posibilidades de notar las diferencias en nuestro comportamiento entre una estación y otra.

 

Imagen foto_00000004

Francisca Molero, directora del Instituto de Sexología de Barcelona, refuerza que "es cierto que tenemos más predisposición y más tiempo de ocio, lo que hace que busquemos momentos para relacionarnos que el resto del año no encontramos". Además, asegura, "la exposición del cuerpo, el sol que nos broncea, el aire libre, la ligereza a la hora de vestir, todos estos factores hacen que en general disfrutes de todo un poco más y esto incluye algo muy importante: el sexo".
La sexóloga detalla: "las relaciones sexuales van ligadas a la motivación, y sí, al tener más tiempo libre y estar más contentas, nos sentimos también más motivadas para esta práctica".

Ver también 

Disfrutarlo al máximo: Tips para tener toda una experiencia sexual en la ducha

Hormonas, un factor que influye
Son muchas las hormonas que intervienen en la realización del acto sexual. La testosterona, hormona masculina por excelencia, estimula el deseo sexual, alcanzando sus niveles máximos al final del verano. Esta hormona responde a los estímulos de la luz, lo que explica, entre otras razones, el aumento que se produce del deseo sexual en el periodo estival.

En países caribeños se nota más este efecto. "Indudablemente, el verano permanente crea las condiciones para una sexualidad más activa e incluso mucho más libre de tabúes y conflictos internos. Si analizamos por ejemplo las danzas típicas de países caribeños, comparándolas con las de otros lugares en donde se está lejos del mar o hace frío durante el año, notaremos una gran diferencia de ritmo, cadencia y estado de ánimo. La sexualidad es también una manera de danzar, aunque en este caso sea íntima y no pública", señala el reconocido sexólogo Ezequiel López Peralta.

 

Imagen foto_00000018

Época de perfeccionamiento
Naturalmente el verano no es la solución a todos los "temas" que nos afectan. Disfrutar de una buena vida sexual también depende de estar alertas a las necesidades de nuestro propio cuerpo. En este sentido, hay medidas que todas las mujeres podemos tomar. Tal como ocurre con nuestro cuerpo cuando no hacemos ningún tipo de ejercicio –que nuestra musculatura se debilita–, en el caso del piso pelviano, también. Es una zona de vital importancia cuando hablamos de disfrute sexual. "El entrenamiento físico de los músculos del piso pelviano trae muchos beneficios ente los cuales se encuentra la mejora de la función sexual, debido a que al mejorar el tono muscular se logra aumentar la sensación de roce al interior de la vagina lo cual resulta muy placentero, tanto para la mujer como para su pareja. Además, algunos músculos que conforman el piso pelviano se insertan al lado del clítoris, lo que permite que al realizar contracción del piso pélvico durante las relaciones sexuales, se estimule este órgano, aumentando en gran medida el placer", señala Carolina Silva, especialista en piso pélvico.

¿Qué hacemos para lograrlo? Una propuesta es el fitness íntimo, una técnica que tiene su origen en la contracción básica de los músculos del piso pelviano, conocida como ejercicios de Kegel. "El fitness íntimo es el resultado de la gran necesidad y deseo que me han manifestado mis pacientes a través del tiempo, de ser informados sobre esta zona muscular y también de ser educados correctamente sobre cómo y cuándo realizar ejercicio o entrenamiento del piso pelviano".

"El fitness íntimo –agrega– lo recomiendo a todas las mujeres que ya han iniciado su vida sexual, pues traerá múltiples beneficios a esta musculatura que interviene en las funciones de continencia y vaciamiento, en el sostén de los órganos pélvicos, en el embarazo, en el parto y en la función sexual".

Así, invita a todas las mujeres a descubrir su piso pelviano y a entrenarlo frecuentemente para disfrutar de todos sus beneficios. "Digamos adiós a la ignorancia y bienvenido el piso pélvico poderoso", enfatiza Carolina Silva.

Evidentemente, hay muchas más formas de mejorar la vida sexual y aprovechar esta época del año para darse un impulso puede ser una gran decisión. Como dato podemos decirte que la mejor temperatura para un encuentro sexual más placentero es más de 20 grados y menos de 30.

INFIDELIDADES

Las estadísticas muestran que las infidelidades aumentan 5 veces en el verano, por las mismas razones que la vida sexual aumenta. Según explicó el director de Separados.cl, de acuerdo a sus estadísticas, esta es la época de mayor peligrosidad para la estabilidad de las parejas, porque se producen la mayor cantidad de infidelidades, lo que da pie a las separaciones de hecho. Datos del Poder Judicial muestran que a fines de marzo y principios de abril aumenta drásticamente el inicio de causas por cese de convivencia.