Lo apodaban el “Manos de ángel”: en prisión preventiva ginecólogo acusado de abusar de dos pacientes

Carlos Cárcamo Cárcamo se había ausentado a dos audiencias por un recurso de nulidad del juicio oral presentada por su defensa.

Por peligro de fuga, el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago decretó la prisión preventiva para el ginecólogo Carlos Cárcamo Cárcamo, en la audiencia de control de detención del imputado por el presunto abuso sexual de 2 de sus pacientes.

La fiscal Alicia Crisosto indicó que pidió la máxima cautelar para Cárcamo, porque éste se había ausentado a dos audiencias por un recurso de nulidad del juicio oral presentada por la defensa.

La captura del profesional apodado “Manos de ángel” la realizaron el jueves efectivos de la 35ª Comisaría de Delitos Sexuales, después de un seguimiento del sujeto.

El 20 de septiembre pasado, el Séptimo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago condenó al ginecólogo a la pena efectiva de 5 años y un día de presidio, en calidad de autor de dos delitos agravados de abuso sexual.

En fallo unánime, el tribunal le aplicó, además, las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

Asimismo, se impuso al sentenciado la prohibición de aproximarse a las víctimas o su familia por el plazo de un año desde que cumpla la pena impuesta.

Según dictó el tribunal, los ilícitos fueron perpetrados el 27 de septiembre contra una joven de 22 años y el 16 de noviembre contra una mujer de 51 años. Ambos abusos fueron cometidos en 2012 en la consulta ginecológica de un centro médico ubicado en Avenida Vicuña Mackenna Poniente, en la comuna de La Florida.

El fallo dio por acreditado en los dos casos que el acusado, “mientras realizaba un examen ginecológico en su calidad de médico, en virtud del cual la víctima se encontraba impedida de oponerse, éste procedió a realizarle actos de significación sexual y relevancia mediante contacto corporal (…), excediendo con ello el procedimiento habitual del examen respectivo”.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.