Este verano desintoxica tu armario en 5 sencillos pasos

Tener un guardarropa al día no tiene que ver solo con comprar prendas que esten en tendencia, sino en saber desechar todo aquello que ya no utilizamos para no convertirnos en acumuladoras.

Debido a la gran cantidad de recursos que invertimos en mantener nuestro clóset lleno, debemos invertir también tiempo y esfuerzo para limpiar y renovar el armario, con el único objetivo de tener mayor claridad a la hora de crear nuevos outfits.

Organizador

Organizador para armario
6 plazas – verde
$299.00

adquierelo-0fb3cb263f4e0bd8f03bd108dc2c3cb8.jpg

Paso 1

Pon toda la ropa donde puedas verla, preferentemente utiliza tu cama para no llenar de polvo a peluza tus adoradas prendas. Si, es un desastre pero es el primer paso hacia la desintoxicación de tu armario.

Paso 2

Divide tu ropa en dos montones: primavera/verano (calor) y ropa otoño/invierno (frío), si no tienes mucha claridad entre ambas temporadas, simplemente separa prendas ligeras y gruesas.

Paso 3

Ya que hiciste la selección anterior, realiza una nueva división ahora en tres grupos:

Se queda: Conserva aquellas prendas que usas frecuentemente y que está en tendencia actualmente.

Se va: Todo aquello que no hayas usado por varias temporadas o por un año, si no lo hiciste en ese tiempo, nunca lo harás.

Se lava o se repara: Aquellas prendas sucias o que huelan extraño y que aún te fascinen envíalas a la lavandería o lávalas en casa. Las prendas que sólo necesiten una mínima reparación para estar al 100% consérvalas para llevarlas con una costurera.

Con estas acciones además contribuyes al consumo responsable de la moda.

Paso 4:

Aquellas prendas que hayas decidido que se quedan contigo, organízalas como a ti te guste, ya sea por tipo de prenda o por color.

Trata de dejar 'a la mano' la ropa que vayas a utilizar en esta temporada, y deja al fondo del clóset la de otoño/invierno para que vaya rotando conforme termina el verano.

Paso 5:

¿Ya hora qué hacemos con la ropa que se va? Muy sencillo: dona, recicla o vende.

Es importante ser conscientes del consumo y desecho de la ropa que adquirimos con el paso del tiempo.

Dona. Aquellas prendas que ya no te gusten o sientas que no te quedan bien, pueden ser de gran utilidad para personas con pocos recursos. Existen muchos centros, organizaciones, iglesias y refugios a donde puedes llevar tu donativo.

Recicla. Puedes hacer tus propias renovaciones de prendas buscando tutoriales en Youtube, si te quieres poner creativa. Si no es lo tuyo, entonces puedes acercarte a las tiendas H&M donde puedes dejar tu ropa y te recompensarán con un cupón de descuento para tu siguiente compra.

Vende. Hay muchas apps donde puedes vender tu ropa usada en buen estado e incluso una buena opción es hacer una venta de garage para sacarle efectivo a esas prendas que sacaste de tu armario.