Cuando la prenda hace a la blogger de moda

Marcar tendencias o capitalizar las que ya existen: las dos opciones son válidas si quieres triunfar en el fashion blogging.

¿Se acuerdan cuando no existían las redes sociales, Internet y aplicaciones, e intentábamos encontrar inspiración para vestirnos? Claro; era la misma época en que la publicidad marcaba tendencia y en que las revistas informaban sobre avances de temporada y nuevas colecciones.

Ahora, todo es distinto. No necesitas una revista para construir un look. De hecho, Instagram y otras plataformas hacen el trabajo por ti y te dicen cómo combinar lo que tienes en tu clóset para que se vea bien, sin importar el estilo que te identifique.

Es más fácil acceder a la inspiración express, pero también hay casos en que puedes crear tu propio sello a partir de prendas específicas, que no necesariamente son tendencia. Tú las conviertes en eso.

Un ejemplo concreto del éxito que se puede obtener cuando se capitaliza o patenta una prenda para crear fidelidad con los usuarios que interactúan en redes sociales, es la blogger de moda Danielle Bernstein.

A través de su blog We Wore What —que ya es una marca hecha y derecha— Danielle aprovechó su amor eterno por los overalls o jardineras para hacerse conocida en el mundo de la moda.

Luego diversificó; aprovechó la tendencia del terciopelo, los chokers, los tops y vestidos con hombros al descubierto y los enteritos, pero siempre mantuvo su estilo.

Todos la identifican por eso y su estrategia fue tan acertada que además, Danielle lanzó su propia línea de jardineras: la llamó Second Skin Overalls, porque esta prenda realmente es como su segunda piel.

Hay bloggers que se basan en otras premisas para reunir seguidores y llamar la atención de las marcas, pero tener una prenda ícono o un detalle que se caracterice, da resultados.

Es un relato propio, que debe ser constante y consecuente: esa es la clave. Otro ejemplo es Zanita Whittington. Esta blogger de moda australiana, que además tiene su propio estudio de moda llamado Zanita Studio, ha captado la atención de sus seguidores con un conjunto de conceptos que la identifican.

Su corte de pelo rubio estilo bob, los jeans acampanados y los vestidos vintage bajo la rodilla forman parte del relato que quiere transmitir. ¿Funciona? Basta ver su cuenta de Instagram, la cantidad de likes que tiene por publicación y los miles de usuarios que la siguen.