Los 5 peores errores que cometes al comprar tacones o tacos

La próxima vez que compres tacones podría ser mucho más efectiva, si tomas en cuenta estos tips

No siempre tener un gran número de zapatos significa que eres una fashionista, en ocasiones puede tratarse simplemente de que no tienes el calzado adecuado. Ya sea porque han pasado de moda, porque no te ajustan bien o porque no son cómodos, los tacones se pueden convertir en pequeños objetos dignos de museo. Para que esto no te ocurra, aquí te decimos los errores que no debes cometer.

Es el más grave error que podemos cometer. Si siempre usas tacones de 5 a 7 centímetros, no aumentes la altura del tacón drásticamente. Corres el riesgo de caerte, lastimarte o simplemente estar completamente incómoda. Recuerda también que tu andar no será natural, ya que no caminarás con seguridad. 

2. Elegir diseños que combinan sólo con ciertas prendas

Sí, hay diseños alucinantes que cualquiera desearía lucir en una fiesta o en un evento especial. Lo cierto es que esos tacones repletos de aplicaciones puedes usarlos con ciertas prendas y en contadas ocasiones. No son una buena inversión porque su uso es limitado y a menudo representan una inversión importante de dinero. 

3. Dejar la compra de zapatos para el final

Puede parecer un detalle sin importancia, pero no es así. Los días de compras pueden ser largos y cansados, dejar la adquisición de calzado para el final representa un error grave, ya que, con las largas horas de caminata los pies se hinchan y puede ser que compres una talla incorrecta de calzado. 

No importa que te crean una loca, hay que caminar más de un minutos con los que serán tus nuevos zapatos. La prueba definitiva de tus tacones debe ser que puedas hacer tu vida normal con ellos: correr, saltar y dar largas caminatas. No sientas pena, pruébamos y, si estás convencida, llévalos a casa. 

Es lo peor que puedes hacer porque no se trata de una compra a conciencia, así que puedes salir de la tienda con calzado estrambótico que quizá jamás uses. Haz una revisión de tu clóset y quizá descubras algunos pares que no te gusten y que no recuerdas por qué decidiste comprarlos.