5 tips para evitar que tus zapatos nuevos se conviertan en tus enemigos

A todas nos ha pasado, amamos nuestro par nuevo de zapatos, pero odiamos que las primeras veces que los usamos nos causen ampollas.

Por Andrea Sánchez

Ya sea que pasemos de la temporada de calor a la de lluvias y tengamos que deshacernos de nuestros zapatos preferidos por un tiempo, para darle paso a unos acorde con el clima, es muy común que se presenten algunas lesiones en los pies. Sí, me refiero a las molestas ampollas, que entran a escena porque nuestro calzado no nos quedó a la perfección. Aquí van algunos tips para evitarlas.

Es súper importante que adquieras cualquier calzado de tu talla. Lo ideal es que vayas de compras al final de día, pues es cuando tu pies están hinchados. Si compras un par de un número más grande, la fricción lastimará tu piel, si son más chicos habrá zonas que rocen con el pie causando un dolor terrible.

Si ya identificaste que tu calzado roza con tu dedo chiquito del pie, lo ideal es que lo protejas, utilizando cinta micropore, entre menos posibilidades tenga tu piel de tener contacto con el calzado, menor será la lesión.

Aquí hay que aclarar que no siempre es la solución, las bailarinas tienen un truco que consiste en usar esmalte de uñas transparente para cubrir la ampolla ocasionada por la fricción, puedes adoptar este tip siempre y cuando se trate de una pequeña ampolla, si es una lesión más grande sólo te provocarás dolor.

Si usarás calzado cerrado y es pertinente usar calcetines, debes considerar que las costuras no sean muy gruesas e interfieran con la posición natural de tu pie, lo ideal es que sean delgados y de algodón, pues los sintéticos tienden a provocar mayor sudación en tus pies.

Relacionado con el punto de arriba, la sudoración en exceso podría hacer que tus pies se lastimen con el líquido, la fricción y el material de tus zapatos. Si sabes que sudas a chorros, compra un talco especial para tratar este problema.

DESCUBRE MÁS: