¡Adiós a las melenas largas! 6 modelos que prefieren llevar la cabeza rapada

Ellas se distinguieron del resto de las modelos, rompieron los cánones de belleza actual y decidieron rapar sus cabezas para mostrar su verdadera belleza. ¡Conócelas!

Por Viridiana Mirón

En la antigua Roma era una tradición la alabanza al cabello, sobre todo al de las mujeres. El escritor romano Apuleyo escribió en su obra 'El asno de oro': "Si a cualquier mujer, incluso excelsa y hermosísima, le arrebatas el cabello de la cabeza -¡nombrarlo siquiera es un pecado y ojalá no se dé ejemplo alguno de tan terrible circunstancia!- y le desnudas el rostro de su aspecto natural, aunque haya caído del cielo, haya nacido del mar, la hayan criado las corrientes, te aseguro que aunque fuera la misma Venus, aunque viniera rodeada del coro completo de la Gracia y acompañada de toda la multitud de los Amores y ceñida con su cinturón, exhalando olor a cinamomo y destilando bálsamo, si estuviera calva, no podría gustarle ni a su Volcano".

      DESCUBRE MÁS:

 

Por siglos y siglos la cabellera femenina ha sido elogiada, alabada y se ha convertido en un poderoso símbolo de feminidad e incluso de sex appeal, por eso no es de extrañarse que algunas tradiciones religiosas inviten a sus mujeres a cubrir sus cabelleras como forma de recato.

En la actualidad, el culto por el cabello femenino permanece. Y aunque a principios del siglo XX algunas mujeres cortaban su cabello por moda -y lo seguimos haciendo-, las melenas largas siguen dominando al mundo.

Fue la cantante irlandesa Sinéad O'Connor, quien en la década de los 90 rompía con los estereotipos de belleza tradicionales para abrir paso a la moda de la cabeza rapada. Aunque su look transgresor no era el único entre las famosas, dio pauta a nuevas posibilidades para llevar el cabello corto.

En el mundo de la moda la tendencia por llevar la cabeza rapada empezó desde la década de los 70; sin embargo, pocas han sido las valientes en llevar este look y convertirse en las modelos favoritas de los diseñadores.

Y tú, ¿te atreverías a raparte?