Estragos de los tacones

A pesar de ser súper femeninos, el uso frecuente de tacones afecta la salud de las mujeres.

Aproximadamente, el 70% de las mujeres usan tacones. Es un accesorio al que se le han atribuido muchísimos clichés, definitivamente el impacto va desde un look sexy y súper femenino, hasta en la salud de tus huesos.

Actualmente, la industria de la moda se ha dejado ver preocupada por el tipo de problemas que ocasiona utilizar tacones frecuentemente, la mayoría se relaciona con deformaciones físicas. Debido a esto, los fabricantes toman en cuenta a la tecnología y a la ciencia para aumentar la calidad de vida de las mujeres.

El problema no es para menos, las mujeres ejecutivas son las principales víctimas de esta situación, primero por que se les exige en el código de vestimenta y segundo porque la mitad de su jornada laboral requiere traslados larguísimos por los pasillos.

Si eres fan número uno de los zapatos, lo más recomendable es que dejes descansar tus pies uno o dos días. A continuación, enlistamos algunas de las consecuencias de nunca quitarte el tacón:

  1. Para empezar, cuando utilizas tacones tu pie se deforma completamente al pisar. Su forma natural se va deteriorando.
  2. Los tacones provocan que tu cuerpo se incline hacia adelante, deformando la alineación de tu columna vertebral. Entonces empiezan los dolores de espalda.
  3. Tu equilibrio se ve afectado y tus tobillos no resisten la fuerza de tus piernas. Imagínate recargar el peso en un tacón delgado.
  4. Muchos piensan que usar tacones es una excelente forma de mantener los músculos de tu pantorrilla en forma, pero están equivocados. Llega un punto en que te duelen las piernas cuando dejas de usarlos y los calambres son insoportables.
  5. La mecánica de tu cuerpo cambia completamente; pisas distinto, caminas distinto y tus brazos se mueven diferente. Esto trae como consecuencia que tu cadera se desajuste.
  6. Los tacones ejercen la mayoría de la presión sobre tus rodillas presionando sus articulaciones.
  7. La presión en la espalda baja es demasiado fuerte cuando tus pies no están en posición natural.

Estas son algunas de las cosas que suceden en tu cuerpo con el uso frecuente de los tacones. Afortunadamente, los tacones anchos han regresado y de alguna manera hacen más leve el efecto, permitiendo que el peso de tu cuerpo se distribuya de mejor manera por todo tu pie.

Trata de usar zapatos que no deformen tanto tu manera de pisar y de preferencia que no sean de tacón delgado.

Sí, se ven muy lindos, pero nuestra anatomía aún no está preparada para ellos tanto como quisiéramos. El problema no sólo se da en los pies, también en la columna y rodillas, en los que es necesaria una cirugía para remediarlos.