Zapatos Made in Chile para hombres

Son los creadores de Bestias, marca que resume calidad y líneas simples sin dejar de lado la vanguardia. Así son los productos de estos jóvenes chilenos que buscan nutrir la industria zapatera nacional.

Por: Carolina Palma Fuentealba . Fotografías: Gonzalo Muñoz F.

Los diseñadores industriales Felipe Velasco (32) e Ignacio Ríos (31) se conocieron el 2005 en Máncora, Perú, practicando surf. Quedaron en contacto, y años después Felipe subió una foto de hormas (tomó cursos en Buenos Aires de confección de zapatos), provocando que Ignacio se comunicara con él porque estaba muy interesado en realizar un proyecto que involucrara zapatos, tomando en cuenta su experiencia en la marca Bata.
Comenzaron a crear diseños, conocieron proveedores, visitaron distintas fábricas para mandar a confeccionar los diseños que mantenían en mente. "En un principio trabajábamos con talleres de zapateros externos que eran bien básicos y poco profesionales, así es que fuimos aprendiendo del tema de los talleres. Incluso salían zapatos con imperfecciones, lo que se suplía con que el valor del diseño era alto. En septiembre del 2012 se abrió la tienda de la galería Drugstore, y un mes después compramos las máquinas para crear nuestro propio taller", relata Ignacio.
Felipe explica que poco a poco aprendieron cuánta gente necesitaban, qué materiales comprar y la forma de administrar a tanta gente. "Algunas marcas hacen el dibujo, lo mandan a una fábrica y les llega listo el zapato. En cambio nosotros nos preocupamos de diseñar todo con detalles, conocer a quiénes los fabricaban, qué máquinas se necesitaban. Hemos sido diseñadores, bodegueros, constructores; vemos desde fabricación hasta recursos humanos", asegura.
De esa forma quieren potenciar su trabajo, hacer visible la producción y diseño nacional con zapateros con mucha experiencia. Además de su local en Providencia, se encuentran en corners de tiendas Paris, en el tercer trimestre abrirán su segunda tienda en Santiago, y pronto despacharán zapatos a Los Ángeles, Estados Unidos. El 2014 facturaron 410 millones de pesos; las ventas proyectadas para este año son de 500 millones, las que podrían aumentar; venden casi 10 mil pares de zapatos al año, demostrando un crecimiento sostenido de al menos 150%.
¿Cómo visualizaban, antes de empezar, el mercado de los zapatos para hombres?
I: Nosotros detectamos una necesidad. Esa necesidad era que si bien el hombre se vestía mejor, las marcas de zapatos chilenas se quedaban atrás. Ahora somos conocidos por zapatos de hombre, pero también diseñamos para las mujeres. La verdad, sobresalir no era tan complicado.
¿Qué buscan "ellos"?
F: Calidad, comodidad y después diferenciación.
I: El zapato para el hombre es más funcional. Algunos buscan más características, pero el hombre cuando se casa con un producto, vuelve por él. Aparte nuestros zapatos son ciento por ciento cuero, entonces son realmente muy buenos, duran, y mientras más tiempo le añades, más valor tienen y se transforman en los regalones.
¿Qué materiales prefieren usar?
I: Cuero totalmente natural, y si ocupamos textiles son ciento por ciento algodón. Solo materiales nobles, porque nos diferenciamos del resto y es la única forma en que aseguramos la buena calidad. Analizamos las suelas, los forros, los cordones e incluso las cajas son buenas también.
¿Cómo describen el proceso creativo de sus zapatos?
F: Seguimos una moda bien vanguardista, y lo relacionamos con nuestra línea de zapatos y nuestro público. Vamos puliendo el zapato poco a poco, a veces pensamos el modelo en rojo, pero por modelo o caña, queda mejor en azul. Al final llegamos a un zapato que se convierte en un objeto de diseño. Si las mujeres quieren dorado, no creamos un zapato entero con dorado, sino que nos preguntamos cómo trabajar ese color, qué debe llevar… La idea es que la gente se enamore de los productos.
¿Algún referente internacional?
I: No miramos a alguien particular. A veces vemos una marca deportiva y nos inspiramos de ahí. Y finalmente eso es lo que ve el segmento al que apuntamos, que se relaciona con las artes creativas.
F: Mirar zapatos se ha transformado en casi en una obsesión. Sigo a blogueros, diseñadores, miro todo el día zapatos, y desde ahí surgen ideas. La gente se da cuenta que proponemos cosas nuevas y, según me han comentado, estamos siendo un referente para otras marcas.
La moda está de moda, y abundan los desfiles. ¿Les interesa llegar a las pasarelas nacionales?
F: Se pierde un poco. Habría que hacer todo un diseño especial de pasarela pensado en los zapatos. Hemos estado en contacto con varios diseñadores nacionales, con los cuales hemos colaborado e incluso hacemos una colección especial para sus diseños, como el caso de Lupe Gajardo. Ella mostró sus diseños en el New York Fashion Week con zapatos que se hicieron en conjunto, entonces sí intentamos estar presentes.
I: El zapato de pasarela dista mucho de lo que ves en la calle. Es mucho más experimental, en realidad.
F: Si vamos a hacer un evento con clientes, prefiero hacer una exhibición de zapatos que un desfile, por ejemplo.
Han mostrado su deseo de internacionalizarse. ¿Cómo lo visualizan?
I: Siempre llegan propuestas, pero es un proceso lento, porque debemos aprender cosas nuevas, como comercio exterior, que no manejamos aún. Tenemos muchas ganas, pero estamos viendo las formas de avanzar paralelamente, mandando zapatos para afuera y seguir en Chile. La idea es internacionalizarse y llegar a las cunas de los zapatos, como Londres, España o Estados Unidos.
¿Qué importancia le dan al trabajo de los chilenos?
I: Nuestro eslogan es "Made in Chile, Not in China". Nos interesa porque tenemos un fuerte arraigo por la industria nacional. Agarramos el tema de los zapatos y nos dimos cuenta que era un oficio que se estaba perdiendo. Hasta ahora nos cuesta encontrar maestros zapateros experimentados, porque hubo una generación perdida del zapato con la importación China a principio de los 90.
F: Nosotros sin nuestro taller para experimentar no podríamos hacer lo que hacemos. Queremos reivindicar lo chileno frente a lo extranjero, que sí tiene algo que ofrecer. En Santiago algunos todavía no nos conocen y ya llevamos 4 años; llegar a otro país significa absorber culturas, y para que te conozcan se necesita un tiempo largo. Es un trabajo de hormiga. Sigue sus diseños en su Instagram @bestias_xx.

Quizás la conoces como una marca de zapatos para hombres, pero también destacan diseños clásicos muy funcionales para nosotras.