Vivir una Semana de la Moda en carne propia

Tacones, flores en el pelo y mucho glamour. Barbara Santamaría cuenta su experiencia en la Berlin Fashion Week.

Mi preparación personal para asistir a la Semana de la Moda de Berlín consistió en una investigación casi enfermiza sobre los diseñadores invitados, repasar mentalmente durante un par de minutos las combinaciones posibles de mi clóset (ok, un par de horas) y mucho, pero mucho tecito para calmar la malicia de mis nervios, acuartelados en mi guata.

Con tanto trajín ocurriendo en mí decidí no complicarme mucho por la elección de vestuario. Porque como chilena normal con un bolsillo no tan profundo, las opciones de compra son limitadas. ¿Qué demonios se pone uno para una Semana de la Moda? Mi primer pensamiento fue inevitablemente, ropa de diseñador caro. El segundo, tesoros encontrados en tiendas vintage. El tercero, filo, algo negro.

Decidí por invertir en un par de zapatos de taco alto a la moda, una cartera negra de mujer profesional (o en otras palabras, de ésas que se agarran por el asa) y partí al primer día de la Mercedes-Benz Fashion Weeek Berlín.

attendates3660x650.jpg

Vogue.de | Bread & Butter

Saliendo del metro en la estación de la Puerta de Brandenburgo, donde fue levantada la gran carpa del evento, me topé con un grupo de cinco hombros revoloteando en torno a una cámara de televisión. Uno de ellos estaba vestido con unos ajustados pantalones a rayas verticales en blanco y negro, una camisa blanca inmaculada y un abrigo de pelo negro oversize sobre los hombros. Zapatos de plataforma blanca y el pelo teñido de amarillo terminaban la visión.

10 metros hacia la izquierda, un grupo de asiáticos sacaba fotos de manera incesante a la Puerta de Brandenburgo y al fashion blogger.

Así que ésta es la Semana de la Moda, pensé.

exp31660x650.jpg

Mercedes-Benz Fashion

¿Sabían que para entrar a los desfiles hay que recibir una invitación personal del diseñador que presenta? Eso significa 55 invitaciones, si es que se quieren ver todos los desfiles. Recibir las invitaciones, sin embargo, no es tan complicado. Sólo hay que escribir a las agencias de relaciones públicas de los diseñadores y pedir una, aunque eso no garantice que te la den. Mucha gente quiere asistir a este tipo de eventos.

A las diez de la mañana la carpa estaba en punto de ebullición. A pesar de la prematura hora, muchas personas tenían un vaso de champaña en la mano y conversaban entre ellos animados. Habían cintillos de flores por doquier, coronas en el pelo, labios en tonos desde rojo furioso hasta celeste, y outfits en todos los estilos existentes (hippy, gótico, la asistente a un matrimonio, un hombre con tacones, aleopardado, etc).

premiumfw201415ld0703lauradeschner1660x650.jpg

© Premium Exhibitions

Para llegar a la pasarela de 31,5 metros había que caminar por un largo pasillo de paredes negras y luz ténue, que adelantaba la grandeza de la situación. Encontré mi asiento, me acomodé y esperé a que los fotógrafos terminaran a acosar a los famosos de primera fila.

Finalmente las luces se apagaron y la música electrónica subió de volumen. Al principio de la pasarela apareció una modelo con un vestido dorado con paneles en negro y de corte irregular bajo un corsét de cuero.

exp1660x650.jpg

Alena Akhmadullina
Mercedes-Benz Fashion

20 minutos y listo.

Eso es lo que dura un desfile, no más. Máximo 30 minutos y mínimo 10. Después de eso hay que volver a la carpa principal y esperar al siguiente —si es que se tiene invitación.

Lo que quizás pocos saben es que la Semana de la Moda es una fecha para hacer negocios, es un punto de encuentro para los jugadores de la industria de la moda. Por eso, todos los diseñadores de la ciudad y de países cercanos vienen a mostrar su trabajo, aunque no sea dentro de la carpa de Mercedes-Benz. De manera paralela se realizan Trade Shows en diferentes lugares de la ciudad, que son como ferias gigantescas donde diseñadores independientes y establecidos presentan sus productos a potenciales compradores de todo el mundo.

Algo así como Ropero Paula, pero en grande.

breadbutter660x650.jpg

© Bread & Butter

Ah! Y también están los After Parties y miles de Showrooms, donde más diseñadores presentan sus colecciones. Con tanto evento en la ciudad, es necesario que alguien se tome la molestia de juntar toda la información y disponerla a los interesados. Ese rol lo toma el estado de Berlín, publicando todo en una página web simple y eficaz. Algo para tomar nota, cof cof,  Municipalidad de Santiago, cof.

breadandbutter660x650.jpg

© Bread & Butter

Flash Forward a cuatro intensos días después, el recuento quedó así: conocí a mucha gente muy simpática (a diferencia del estereotipo de que los que trabajan en moda son arrogantes), recibí muchos regalitos destinados a agazajar al público (muestras gratis de cremas, cuadernos, esmalte de uñas, maquillaje, accesorios y hasta una botella de champaña) y mis pies quedaron hechos papa.

En resumen, fue un éxito.

¿Han asistido ustedes a una Semana de la Moda internacional? ¿En qué creen que se diferencian con los eventos organizados en Chile?