El full bush de los maniquíes de American Apparel

Una vez más la marca de ropa crea polémica con sus campañas muy abiertamente sexuales.

El controversial Dov Charney otra vez haciendo de las suyas. El fundador y CEO de American Apparel parece estar siempre metido no solamente en todos los procesos de la marca (diseño, manufactura y marketing), sino también en problemas. Esta semana, la tienda American Apparel de East Houston Street, en NY, exhibe estos maniquíes con vello púbico “prominente”. Muy al estilo de las estrellas porno de los 70, estas vitrinas pretenden vender la nueva línea de ropa interior de la marca.

¿Se trata de un statement a favor del full bush? Es cierto que en general los maniquíes pasan por alto este detalle del cuerpo femenino, aunque el arte lo ha hecho desde el Renacimiento por una concepción de estética, no de machismo, en mi opinión. Como todas las modas, los estilos del bikini van y vienen. Francamente, a veces los maniquíes y modelos tienen un estilo demasiado juvenil, y el nulo o escaso vello púbico es una característica de la pubertad. Me hacen pensar en la pornografía barely legal, “apenas legal”, no sé, es muy incómodo. Prefiero el estilo más adulto de esta campaña.

Pero no olvidemos quién es Dov Charney, por favor. Recientemente fue muy criticado por las playeras con el slogan “Teenagers do it better”, “los adolescentes lo hacen mejor”. ¿Perdón? Bueno, no sé por qué dije, “recientemente”, la polémica sobre si degradan a la mujer o no es una constante con ellos. Además, la modelo que anuncia esta ropa interior en línea parece haber asistido al casting el mismo día en que cumplió 18, en parte porque sí tiene muy bien depiladito el pubis, que, por cierto, se ve claramente a través de las prendas.

Dov Charney enfrenta una demanda de Woody Allen por haber utilizado una imagen suya, sacada de Annie Hall, para promocionar la marca en 2007 (sin su consentimiento). Charney hacía referencia a las constantes demandas por acoso sexual que ambos, Allen y él, han sufrido. Defendiéndose en una de tantas, en que empleadas de la marca de ropa lo acusaron de referirse abiertamente a ellas como sluts, (zorras), Charney aseguraba que el término no es despectivo.

En todo caso me queda claro que la estrategia de marketing es, como de costumbre, la controversia. ¿Ustedes qué opinan sobre esto de traer el pelo suelto? 

Fuente: Gothamist