Salvatore Ferragamo, “el zapatero de las estrellas de Hollywood”.

Encontró su vocación en el calzado cuando sólo tenía nueve años; sus hermanas se preparaban para hacer la primera comunión y como sus padres no podrían comprarles zapatos para tal ocasión, decidió ser él mismo quien se los confeccionaría.

Salvatore Ferragamo fue un famoso diseñador de zapatos italiano que encontró su vocación en el calzado cuando sólo tenía nueve años; sus hermanas se preparaban para hacer la primera comunión y como sus padres no podrían comprarles zapatos para tal ocasión, decidió ser él mismo quien se los confeccionaría.

Luego de éste impresionante debut, Salvatore decide viajar a Nápoles para estudiar zapatería. Una vez adquirido los conocimientos necesarios y con 13 años de edad, regresa a Bonito,su ciudad natal, para abrir su primer negocio en la casa de sus padres.

En 1914 y con 16 años de edad, Salvatore emprende un largo viaje a Estados Unidos para ayudar a uno de sus hermanos que trabajaba en una fábrica de botas de vaquero en Boston. Las modernas técnicas y la maquinaria utilizada en la producción del calzado, sorprenden al aspirante zapatero. Sin embargo, la calidad del producto final terminan con su impresión.

salvatoreferragamoelzapaterohollywoode1370365559600.jpg

Salvatore Ferragamo / messynessychic.com

Tras un breve periodo se muda a California; primero a Santa Bárbara y luego a Hollywood, donde abre una tienda para reparar y confeccionar zapatos a la medida. Su talento visionario y estilo artístico pasa de boca en boca y al poco tiempo se convierte en el zapatero oficial de las celebridades y la industria del cine, vistiendo los pies de Greta Garbo, Sophia Loren, Audrey Hepburn, entre otros artistas que lo nombran como el “Zapatero de las Estrellas”, una reputación que sólo lo satisfacía parcialmente, ya que sus zapatos complacían la vista, pero herían los pies, por lo que ingresa a la Universidad del Sur de California para estudiar Anatomía.

En 1927 se radica en Florencia, donde comienza a crear calzado de moda para las mujeres  más ricas y poderosas; desde la Majaraní de Cooch Behar, hasta Eva Perón y Marilyn Monroe. En 1929 inauguró un taller en la Via Mannelli, concentrado en el diseño  y que logró expandirse hasta los años cincuenta con un personal de casi 700 artesanos expertos, quienes producían 350 pares de zapatos diarios, todos hechos a mano. Muere en 1960 a los 62 años de edad, dejando un legado más fuerte que la propia dinastía Ferragamo… La inspiración.

Fuente  Messy Nessy Chic