La moda de los creepers

Lo nuevo del verano 2013 ¿Los usarías?

Hoy, llegando a uno de mis talleres, se me acercó el modelista para preguntarme cuándo le entregaría información del muestrario de invierno. Yo, medio en shock, le contesté que el invierno ya está terminando, pero él se refería al invierno 2o13. Ahí me di cuenta que hay que estar siempre adelante a las temporadas y que si no entrego lo que me pidió la próxima semana, ya partiría la colección atrasada.

Lo bueno es que la información veraniega ya está súper dada, obviamente que vienen los creepers, que si en este invierno se anunciaron y entraron interrumpiendo entre las más vanguardistas, para el verano ya van hacer de uso masivo, de hecho, ya hay varias tiendas de retail que los van a tener entre sus colecciones.

Pero yo cada vez que hablo de los creepers creo que todo el mundo los conoce y no me doy cuenta de que muchas y muchos ponen la misma cara que puse yo, la primera ves que mi hija me los nombró.

Creepers se denomina a los zapatos, bototos, zapatillas, etc.., que van armados sobre una planta de goma, tipo terraplén. Lo más increíble es, que estos zapatos no son ninguna novedad, ya que fueron creados como botas para la segunda guerra mundial con el fin de aislar los pies de los soldados del frio o del calor.

A principio de los años 70 volvieron aparecer en  Londres y luego, fueron adoptados como parte del uniforme de movimientos underground como los punk, góticos, visual, entre otras tendencias.

Lo más divertido es que quien los resucitó en esta última pasada y los elevó a ícono de la moda zapatera en 2012, fue nada menos que Prada. Es increíble lo creativos que son que, tomando un concepto súper visto y tremendamente agresivo, lo dejaron como un zapato femenino estilizado y súper usable, claro que ellos  no solo se quedaron en hacer versión para mujeres sino también en versión masculina.

Los Creepers de verano vienen con cueros animal print y  renos de colores,  con puntas redondas, todo esto inspirado básicamente en la moda londinense.

¿Los usarías?