Vaya que los tiempos han cambiado

Algunos anuncios vintage que promueven remedios rápidos para subir de peso y lograr la figura deseada

Mientras que hoy en día nos matamos con dietas súper estrictas y nos torturamos pensando que una talla menos siempre será mejor, hubo una época en que ser llenita era lo que toda mujer deseaba.

Imagínense en 1950 con una falda larga, blusa de botones y cuello de tela con encaje pensando en cómo le iban a hacer para ganar unos kilos más y obtener esa envidiable figura curvilínea de las famosas modelos pin up. En nuestros tiempos es todo lo contrario ¿no?

Era tal la preocupación que se encontraban anuncios publicitarios con remedios para subir de peso por todos lados: revistas, periódicos, paredes, folletos…  Con frases como “Los hombres nunca me miraban cuando era flaca” y “Si quieres ser popular no puedes permitirte ser delgada” es obvio que la obsesión por tener el cuerpo perfecto siempre ha estado ahí.

Decirle a una mujer delgada que no es hermosa porque le faltan unos kilitos más es igual de terrible que decirle a una mujer que le sobran unos kilos para ser considerada atractiva pero, ¿quién es el culpable? ¿Es la sociedad la que define el estándar de belleza y los publicistas se aprovechan de ello o viceversa?

 

skinny2281x400.jpg
skinny1300x400.jpg