Ropa interior para niñas: La diseñadora se defiende

Todas las monedas tienen 2 caras

k2327x350.jpg

¿Recuerdan el otro día que les contábamos de una línea de ropa interior para niñas y su polémica campaña publicitaria?

Tras las críticas de diversos expertos en moda, quienes opinaban que la dirección escénica, maquillaje, posturas y actividades de las niñas eran altamente sexualizantes, y que constituían una fotografía perfecta para el deleite de los pedófilos, la diseñadora de la línea decidió defenderse.

Ustedes pueden leer la defensa completa aquí, y si bien no me gustó para nada la publicidad, he aquí aquellos puntos que encuentro importantes de analizar en la defensa de la diseñadora Sophie Morin:

1.- “Lo único que quería era ofrecer ropa interior que fuera suave y placentera de usar… que fuera hecha especialmente para su edad, y que no fuera una extensión de las etiquetas femeninas, que suelen ser vulgares”.

Ok, nadie duda de sus buenas intenciones. Pero uno, no puede decir que TODAS las marcas de ropa interior femenina, son VULGARES. Es más, en mi intenso vitrineo por ropa interior buena bonita y barata, he de decir que hay marcas que se especializan en ropa interior muy sexy, otras que se especializan en ropa interior cómoda, y la mayoría que no se especializa en nada en particular, sino más bien mezcla tendencias y ofrece una gran variedad. Y si tienen línea infantil, esta es, pues, infantil. Todos los calzones son de algodón, y tienen el mismo corte; nada de colalesses ni cuestiones rebajadas, a lo más tienen colores choros o monitos. O sea, al menos en Chile, la ropa interior infantil no replica EN LO ABSOLUTO la ropa interior adulta. Jamás he visto un calzón en talla (m) para mujer que además venga en talla 10 (para niñas)

2.- Morin dice que Lingerie es un galicismo que involucra todo tipo de ropa interior; para mujeres, hombres, niñas y niños. Claro, pero eso en Francia. En países anglosajones o latinos, Lingerie se importa con un significado que se asocia a ropa interior, de mujer, y sexy. Lingerie para niñas, no quiere decir ropa interior sexy para niñas. Así que quizá, todo esto no es más que un problema tradutore tradittore.

3.- “Los materiales (de la ropa interior) no tienen connotación vulgar alguna. Son totalmente opacos, nada transparente. El estilo está inspirado en la moda de las niñas… puntitos, lacitos”. Esto es cierto. Incluso, yo diría que algunas modas últimamente aparecidas, tienen una connotación infantil fuerte; lacitos, monitos y demases en ropa interior para adultas, me parecen aún más pedofílico. Al menos yo, jamás he comprado calzones con dibujitos infantiles.

Comentando los 3 puntos anteriores, recordaré que si bien sí están cuestionados los diseños en sí, lo más cuestionado es el modo como las niñas son maquilladas, peinadas, enjoyadas y hechas posar. Al respecto, Morin dice:

4.- “Todas las fotos muestran a las niñas jugando juegos de niñas, como todas lo hemos hecho. Si miran los detalles, se encuentran elementos de juegos de niños: accesorios para muñecas, animales de madera … etc”  Claro, muchos niños son abusados por parientes pedófilos en sus propias habitaciones. Al menos las locaciones no tienen espejos en el techo.

5.- “Las niñas no están usando esmalte de uñas, ni tacos altos, ni lápiz labial. (Esto último no es cierto, los labios son brillantes rojos y fucsias). “Sí, los peinados son muy excéntricos pero también lo son los juegos infantiles. Sí, las modelos usan lentes de sol, como cualquier niña. Sí, se ven las guatas y las piernas, pero eso también se ve en la playa. Sí, usan collares dentro de la casa, como hacen las niñitas por diversión”. Sí, si tomamos cada uno de los detalles por separado, ciertamente podemos justificarlos; pero el problema no son los detalles en particular, sino el efecto que producen utilizados en conjunto y desprovistos de su contexto real (NO están en la playa, nadie juega en ropa interior, nadie se fotografía así. (Por algo a una le hacían usar shorts debajo del jumper. Para no mostrar los calzones.)

6.- Ella reconoce que las niñas son todas modelos profesionales, pero advierte de un posible doble estándar: “Muchas veces se ven producciones para niños inspiradas por el tema de indios y vaqueros. ¿Acaso esto hace que los niños se conviertan en futuros criminales?” He aquí un punto. Quizá no deberían permitirse tampoco esas producciones. Pero no puede excusar lo que se hace con su colección comparándose con otras cosas malas.

7.- Por último, se refiere a que los niños están constantemente expuestos a desnudos y sexo por donde van, hasta en la calle, y que “nadie se escandaliza”. Puede ser. A mí tampoco me gustaría que mis hijos, siendo niños pequeños, vieran mujeres desnudas por todos lados y estuvieran expuestos al sexo. Pero el sexo y desnudo al que se exponen, corresponde a la adultez, donde estar desnudo enfrente de otro adulto, no constituye materia de delito si ese adulto no es tu pariente o cuidador, y no te está bañando.

¿Qué opinan ustedes de la defensa de la diseñadora?