La bendita primavera

Ideas para el cambio de estación.

44957419jofmg8jxc.jpg

Estamos lejos de comenzar la primavera. Pero con este pequeño verano, podemos vislumbrar sus maravillas. El cambio de horario que se adelanta, los días soleados, los días más largos, gorros, guantes, bufandas, parkas y abrigos que se guardan, dando paso a la media estación.

Eso sí, no les voy a mentir: anoche me demoré bastante en elegir la ropa para hoy. Y es que claro, una se acostumbra a pensar en botas, abrigo, chalecos y ahí sigue: dependiendo de más o menos frío, agregamos camisetas, pantis o cambiamos el grosor de calcetines,  chalecos y cambiamos de camisetas y pantis delgadas a unas con polar… ¿Pero cómo pensar en la “media estación”?

No quedó más remedio: pensar “fuera de la caja” aunque en este caso fue mirar dentro de la caja que tengo la ropa de media estación: aprovechar de usar aquellas poleras que en verano nos acaloran por ser demasiado gruesas, pero que en invierno no podemos lucir por tener que usar siempre chalecos encima de ellas, los jeans de siempre, zapatillas con calcetines delgados o derechamente ballerinas y alguna chaqueta liviana. Y como siempre, buscar en las liquidaciones sólo ropa que sirva para esta época; o sea, abrigada, pero veraniega, eso sí, en colores neutros que combinen con todo lo colorinche del verano. Hasta en el maquillaje me dieron ganas de hacer cambios. Un brillo labial claro, no un labial oscuro.

Luego se me ocurrieron otras tenidas para salvar uno que otro día estival que tenga, y anoté mentalmente las prendas “necesarias” de adquirir para hacer el proceso de vestirse más rápido, simple y cómodo sin perder el glamour, antes muerta que sencilla. Algunos looks útiles para estas épocas, son el camel (por su neutralidad), el bailarina (por la abundancia de faldas, medias y zapatos bajos tipo bailarina) el boyfriend look (por las texturas livianas y grandes que dejan pasar el aire) y el total denim (por su versatilidad de abrigar y desabrigar). No es que uno tenga que vestirse como la modelo de la foto, pero tomar diferentes elementos de cada estilo nos pueden ayudar a crear uno propio que nos haga sentir bien.

Prometo que aprovecharé estos meses para sacar mi empolvada bicicleta de debajo del plástico, revisar que no se haya oxidado, inflarle las ruedas y ponerme a pedalear; salir a almorzar al parque al frente de la oficina, y disfrutar esto que como leí en twitter, es una “avant premiere” de la primavera.

Y tú ¿Qué planes tienes para la primavera?¿Te costó elegir la ropa para hoy?¿Te vestiste de invierno y ahora te arrepientes?