logo
Las  10 prendas más incómodas de la historia
Moda y Belleza 17/07/2011

Las 10 prendas más incómodas de la historia

Por : Camila Gálvez

1.- La bota-chala y la chala bota. O las botas en verano. O las chalas en invierno. Hay diferentes modelos de botachala. Está la bota como con rejilla, que deja pasar un poco el aire, pero en realidad no muestra los dedos. También está la bota peep toe, o sea, esa que tiene la puntita cortada. También está la chalabota. Es una sandalia, pero que tiene tanto cuero en el tobillo y empeine, que en realidad, da un calor espantoso. En invierno, tampoco sirve, entra el frío. Siempre he pensado que en realidad, es una excusa para no hacerse la pedicure. Además, se aprovechan de que es más material y cobran más. El supuesto de que una chala más bien “cerrada” ayudará a proteger los dedos de los peligros de la vía pública, es errada. Como bien dije, el cuero está en la parte del tobillo, o sea, donde no importa.

2.- El chaleco: ese es el nombre específico de esta prenda. En Chile, un chaleco se confunde con una prenda de lana o acrílico abrigada que se usa en invierno. No, no me refiero a aquella. Me refiero a aquella chaquetilla sin mangas, generalmente tiesa y delgada; pero no lo suficiente como para permitir usar cosas abrigadas debajo. También se le conoce como “guillet”. Cuando se utiliza debajo de los trajes, en el caso de los varones, sí se ve elegante y sí abriga. Pero cuando se utiliza como adorno, no sirve para nada. Ah, y en verano, nuevamente, muérete de calor.

3.- La cartera sobre: O clutch. La mayoría de la ropa femenina se caracteriza por no tener bolsillos. Por eso usamos cartera. Para desocuparnos las manos. Los clutchs, sobres y carteras para fiestas, son una idiotez. Si no desocupa las manos, no sirve.

4.- La ropa interior de materiales poco prácticos: Puede que sea un poco sexy, pero no asegura nada. La mayoría de los hombres ni se fijan. Al final, los calzones de seda, tul, raso, encaje, no se pueden lavar en la lavadora porque se pescan y duran poco, pierden elasticidad y son muy poco recomendados para mantener nuestra zona protegida.

5.- La camiseta de media strapless. Una cosa es el bandeau o sostén que se pone encima del sostén; como para cubrirlo en caso de escote. Pero cuando el bandeau se pone largo; lo único que logramos es que se baje de arriba y se suba de abajo.

6.- Las parkas, abrigos y trenchs con lazo. Se ve súper bonito, pero cuando uno entra al metro, se saca el abrigo. Cuando se baja, se lo pone. Cuando llega a la oficina, se lo saca. Cuando se va, se lo pone. Cuando se sube al metro, se lo saca. Cuando se baja del metro, se lo pone. Cuando llega a la casa, se lo saca.  Ese lazo es terrible, uno siempre teme perderlo. Pero cuando más encima tenemos que pasar por otro lado, se vuelve simplemente absurdo.

7.- Las bufandas extra largas. Similar al punto anterior más el hecho de molestar a la gente al pasar.

8.- La ropa transparente o calada en general. Tienes que ponerte algo abajo. Y siempre justo esa polera está sucia. No te puedes poner la polera de encaje. O la musculosa de zisa ancha.Obligada a ponerte otra cosa.

9.- Los cardigan ultra gruesos: Sí, abrigan. Pero si uno no se puede poner chaqueta, parka o abrigo encima, al final, no abrigan tanto. Mejor llámenlos por su nombre: abrigos tejidos.

10.- Los “body” sin broche y enteritos difíciles de sacar: Para hacer pipí, no debiera ser necesario desvestirse. Cuando chica, lo único que quería era usar bikini, para no tener que empelotarme cada vez que la naturaleza lo mandaba.