Clóset perfecto: precio, calidad y comodidad.

Un problema con urgencia superficial.

closetmaidpicturescd001426x350.jpg


El clóset de las mujeres es el misterio más grande del mundo hasta para nosotras mismas. Está claro que hay prendas que costó encontrarlas y pagarlas, pero también existen aquellas que tiene un valor, no por dónde se fabricó, ni por su marca ni material, sino porque simplemente te queda bien. ¿Cómo lograr el equilibrio? ¿Cuál es el secreto del clóset perfecto?

Ya sea una cajonera o tal vez tener un clóset sin puertas y que sólo dispongas una barra para acomodar los colgadores, da lo mismo, lo importante es tener un espacio para tu ropa, ¿verdad? Una vez escogido la mejor forma de acomodar las prendas… ¡Alto ahí!

Para tener el clóset perfecto no debes tener toda la ropa del mundo, lo importante es acomodarla de tal forma que puedes ver qué es lo que tienes, porque es esencial saber entre qué cosas puedes elegir, o sea, reconozcámoslo, es imposible recordar todas las poleras, faldas y pantalones que te regalaron o compraste una vez.

Mi técnica es priorizar lo que quiero usar por temporada, dejo atrás las poleritas con grandes escotes y dejo adelante aquellas de mangas largas y abrigadas. Algunos en estos casos guardan todo en cajas y las dejan en bodegas, a mi esa idea es más compleja, como vivo en departamento la bodega es lo que menos espacio tiene en este edificio.

Listo, después de organizar ese caos, debe identificar si realmente todo lo que tienes ahí lo vas usar alguna vez. Una vez clara esa película, podemos continuar con la remodelación, alias, sumar nuevos integrantes a tu clóset.

Primero, buscar la aprenda amada: para mi funciona el amor a primera vista. Una vez identificada cuál es lo que más te gusta – a mi me cuesta horas, si no voy con un objetivo claro-. Analiza si se parece a otra prenda, si lo necesitas y vale la pena.

Después, de ese lindo proceso, que es mejor realizarlo luego de inspeccionar varias tiendas (nadie se quiere arrepentir, ¿verdad?), el precio es otro punto. Aunque algunas no tengas límites, cuando estás en crisis (como es mi caso), es mejor irse a la segura con las prendas, porque cuando me sobraron un par de  lucas para invertir en ropa nueva, más de alguna terminó de regalo para alguna amiga. Mala volah.

La buena picada es el secreto para muchas. Pasar el dato de esa tienda que tiene ropa genial es perfecto. No sólo porque tiene ropa linda, también porque tiene bueno precios, ¿o sea? El producto ideal.

Ahora, otra parte importante es tener en clóset ropa casual, “ejecutiva” y para hacer el aseo. De las tres partes, la más fácil, porque cualquier buzo sirve. Pero ¿qué pasa con el resto?

Ropa casual: muchos jeans, pitillos, short, polerones, poleras y chalecos.

Ejecutiva: vestidos, pantalones de tela, chaquetas, tacos y botitas.

Y listo, ustedes ¿qué creen que necesita el clóset perfecto?