Minifaldas: Cuando las amas y sientes que no te quedan bien

Una prenda revolucionaria, que a veces no nos atrevemos a usar

lafoto3349x350.jpg

El año pasado me llamaron la atención, pero no es hasta este año que les di una oportunidad real y sin pudor. Están hechas con poca tela y por lo general el objetivo es mostrar las piernas y pompas en su máxima expresión. Así son las minifaldas, un elemento en el clóset de muchas mujeres y que desde el año pasado-antepasado ha protagonizado la lista de las últimas tendencias de moda. Pero este modelito no han vuelto en su versión más “clásica” o “normal” negra o de jeans. Ahora esta prenda, que en su momento fue toda una revolución  ha dado un salto entre líneas, flores, flecos y distintas formas siempre persiguiendo  el mismo objetivo: resaltar a la mujer y mostrarla un poco más coqueta.

Asumiendo que no son cómodas ya que en verano si no te cuidas le puedes mostrar de casualidad los calzones a alguien que no te interesa que los vea, hay otra arista que se debe considerar aún más: es obvio que en algunas chiquillas se le ve mejor que a otras. ¿Estamos de acuerdo verdad? Identificando ese punto, ahora toca analizar si te has hecho la horrible pregunta, “¿se te ve bien a ti?”.

Esa dura  pregunta me la hecho mil veces y creo que dependiendo del momento, del modelo y de la tela, la respuesta puede cambiar. Al principio era muy severa conmigo misma y por no tener piernas de dos metros no aceptaba jugármela por usarla, porque soy bajita y por consiguiente mis piernas son cortas en relación a una mujer de 1.75. Pero esa mirada cambió y me arriesgué cuando el año pasado comencé a usar vestido y pantis en invierno. Es más, uno de mis primeros post en Belelú iba en recomendación a esa costumbre.

¿Será culpa de la tele/revistas/internet? ¿Del prejuicio o la baja autoestima? Yo creo que estos tres puntos cumplen un rol a la hora de mirarte al espejo. Si creciste viendo modelos y pasas viendo series en el Warner o Sony donde todas son esbeltas, inconcientemente también aspirarás a verte así, aunque sea inmaduro y poco cuerdo.

¿Qué hacer en estos casos? Te resignas o buscas otras opciones. Para suerte de nosotras, la moda tiene ofertas, te da opciones para quedarte con lo que te gusta y queda bien. En mi caso, para invierno me atrevo y uso falda corta o vestido corto, porque las pantis adelgazan las piernas, para aquellas que creemos que las tenemos muy gorditas como para mostrarlas.

Si ustedes también tiene sentimientos encontrados con las minifaldas, esperamos sus comentarios.