Impulsividad: aprende a dominarla con técnicas de autocontrol

Si te traicionan tus impulsos, aprende trucos para reflexionar antes de actuar

La impulsividad muchas veces traiciona. Cuando actúas dejándote llevar por tus impulsos, puedes originar un daño o una acción que podría ser perfectamente evitable con técnicas de autocontrol.

Te enseñamos algunas de ellas, de la web mejorconsalud.

  1. Presta atención a tu comportamiento: si te tomas unos instantes para analizar bien las situaciones, te será más fácil percibir ciertas señales que a menudo se repiten en nuestra conducta. Por ejemplo, en medio de una disputa, si sientes que vas a decir algo muy dañino, sé consciente de las consecuencias.
  2. Evita pensar solo aquello que te preocupa: no conviertas un pensamiento en uno rumiante(dar vueltas constantemente hasta llegar a la obsesión). Pese a que algo te preocupe, piensa que no solucionarás nada con ese patrón.
  3. Modifica tus hábitos: Cualquier cambio de costumbres va a requerir tesón y compromiso. Desde ir al gimnasio hasta hacer dieta o no gastar porque sí. Debes de tener fuerza de voluntad. A medida que el esfuerzo se mantenga durante un período, los nuevos comportamientos comenzarán a ser más automáticos.Es importante que recuerdes este aspecto para no caer en el abandono.
Autocontrol Hace actividades relajantes te ayudarán a frenar tu impulsividad. - Max Nikhil Thimmayya / Pexels
  1. Dedica tiempo a relajarte: el viejo truco de respirar hondo y contar hasta 10 es muy efectivo.También, la meditación podría ayudarte en este cometido. Igual que es esencial identificar ciertas conductas, también lo es atender a la información que aportan las distintas emociones que sientes, de esta manera ante los nervios, el enfado o la duda, quizás sea más prudente detenerse un instante a recuperar la tranquilidad. El objetivo es que evites tomar decisiones apresuradas e irracionales que en circunstancias normales no tomarías.
  2. Cuida tu entorno: Es posible que el entorno que nos rodea nos inste a actuar de una manera determinada. Como a menudo es complicado cambiarlo, una estrategia viable es alejarse del mismo. Por ejemplo, si sigues una dieta, evita durante un tiempo las grandes cenas y almuerzos.
  3. Ejercicio físico y bienestar: es ideal para liberar tensiones. Practica algún deporte que te guste, camina y haz algo que te encante, ya puede ser dibujar, ver una película o darte un masaje.

¡Ya sabes algunas técnicas para que controles tus impulsos! Mucha suerte

No te pierdas el video en