Los errores más frecuentes en la limpieza del rostro que podrían acelerar el envejecimiento

El cutis es delicado y puedes causarle daño sin notarlo.

La limpieza del rostro es una de las claves para mantener el cutis sano y proteger la piel contra el envejecimiento prematuro, sin embargo existen errores comunes que cometemos en este proceso y que puede causar daños irreversibles.

No importa que tanta limpieza apliques en tu rostro, si lo haces de la manera equivocada serán más lo daños que los beneficios, de modo que es importante que sigas ciertas recomendaciones para que tengas claro lo que es positivo y lo que es negativo.

Una buena ejecución de tu rutina de limpieza no solo te dará excelentes beneficios a futuro, sino que tendrás resultados  visibles a corto y mediano plazo.

Estos son los errores de la limpieza de tu rostro que podrían estar adelantando el envejecimiento

Evita la resequedad y las infecciones limpiando constantemente tu piel

Lavar más de lo necesario

Muchas personas creen que mientras más lavas la piel más limpia estará, sin embargo esto solo provocará que remuevas la capa protectora que el cutis tiene de forma natura.

Esto provoca que se cree un ambiente para la proliferación de bacterias y se produzca con más facilidad el acné.

Exfoliar en exceso

Si bien la exfoliación trae grandes beneficios debido a que saca restos de sucio y remueve células muertas, si esta se hace en exceso también remueve la capa protectora del cutis. Además, si es un exfoliante físico (con gránulos) puede provocar microheridas que terminarán por causar más daños que beneficios.

No eliminar los residuos de forma correcta

Al momento de limpiar tu rostro, usar abundante agua es crucial, no debes dejar restos de loción, jabón ni ningún producto facial, ya que estos pueden convertirse en mugre, la cual produce brotes de acné o puntos negros.

Frotar la toalla con fuerza

El rostro debe ser tratado con delicadeza en todo momento. No es necesario frotar la toalla cuando te lavas, seca con toques y no restriegues.

No hidratar

Tanto la piel seca como la piel grasa deben ser humectadas. Es común que las personas no hidraten su piel por temor al exceso de grasa, sin embargo lo que producirá más producción de las glándulas sebáceas es la resequedad. Por lo que mientras menos hidratada esté tu piel más propenso al acné será.

Te mostramos en video: