¿Padeces lumbalgia? Practica esta serie de ejercicios

Para las personas con lumbago, hay unos ejercicios clave que aliviarán su dolor.

Además del dolor de espalda y de cervicales, lo que está provocando esta cuarentena también es lumbalgia.

La lumbalgia es el dolor localizado en la parte inferior o baja de la espalda, cuyo origen tiene que ver con la estructura músculo-esquelética de la columna vertebral.

Si esta no es severa, puedes seguir una tabla de ejercicios para reducir el dolor.

1.Torsión suave y relajante 

  • Túmbate boca arriba, dobla las piernas acercando las rodillas al pecho.
  • Pasa una pierna por encima de la otra.
  • Después, coloca las manos debajo de la cabeza, con los codos pegados al suelo.
  • A continuación, lentamente, deja caer las dos piernas a un lado, intentando mantener los hombros pegados al suelo.
  • No es necesario que llegues a tocar el suelo con las piernas.
  • Mantén la postura 20 segundos y recupera la posición inicial muy despacio. Recuerda respirar con suavidad durante todo el ejercicio.

2.Arqueamiento de la columna

  • Sitúate como si fueses un perro, a cuatro patas.
  • Coge aire y, mientras lo sueltas, redondea la espalda con el abdomen apretado y la cabeza entre los hombros.
  • Vuelve a la posición original relajando el abdomen.
  • La respiración es tan importante como el movimiento. Procura que sea lenta y profunda.
posturas lumbago hay ciertas posturas muy efectivas para reducir el lumbago. - Instagram

3. Abre la espalda y relaja lumbares

  • Siéntate con las piernas semiflexionadas y la espalda recta.
  • A continuación, echa el cuerpo ligeramente hacia delante curvando poco a poco la espalda.
  • Abraza las piernas con los brazos.
  • Mantén los pies en posición de "flex" (con la punta de los dedos hacia arriba).
  • Respira de forma lenta.
  • Revisa mentalmente todo tu cuerpo para comprobar que no hay tensiones.
  • Quédate así 30 segundos.

4.Cadera más flexible

  • Túmbate boca arriba y coloca las manos bajo la cabeza con los codos tocando el suelo.
  • Dobla las piernas y déjalas caer una a cada lado, abriéndolas como un libro.
  • Pega las plantas de los pies una contra la otra.
  • No te preocupes si no se abren demasiado las caderas. La flexibilidad es algo que requiere tiempo.
  • Relájate y respira lentamente.
  • Mantén la posición 30 segundos y ayúdate con las manos para cerrar las piernas.

Practícalas varias veces a la semana y empezarás a notar los resultados.

 

No te pierdas el video en