“La vieja Guardia”: los superhéroes inmortales ya no se visten de disfraz

Metro habló con la diseñadora de vestuario Mary Vogt sobre cómo crear a héroes de ficción que se parezcan más a nosotros –pero que aún así siguen siendo extraordinarios– en la nueva película de Netflix.

Uno de los trajes más icónicos de superhéroes ha sido el de la Gatúbela personificada por Michelle Pfeiffer, cuyo disfraz de látex encarnaba la sexualidad y el poder a la vez de una villana y femme fatale. Este fue co-creación de la legendaria diseñadora de vestuario Mary Vogt, quien en la nueva película de Netflix, “La vieja guardia”, reevalúa el look de cómo debería ser una heroína (o en este caso, una antiheroína) en unos tiempos donde la espectacularidad ya es una fórmula más que quemada, al menos si a vestuario de superhéroes de cómic se refiere.“La vieja Guardia”: los superhéroes inmortales ya no se visten de disfraz

Así lo refleja en el grupo de cuatro inmortales que han luchado durante milenios  en por lo que creen que es correcto y cuya líder, Andy, interpretada por Charlize Theron, muestran que los superhéroes lucen como cualquiera, aunque con elementos más “cool” y llenos de estilo.  Esto fue lo que la diseñadora le contó a Metro sobre la creación de estos superhéroes de la película basada en la famosa novela gráfica de Greg Rucka, Leandro Fernández y Daniela Miwa.

“La vieja Guardia”: los superhéroes inmortales ya no se visten de disfraz

¿Qué elementos del cómic tomaste para crear cada uno de los looks de los personajes? 

–Tomé el cómic, pero no para concretarlo en su interpretación más literal. Hay cómics que sí deben y permiten ser tomados en esta acepción tan rigurosa, pero en este caso, nos relacionamos con él, pero no seguimos al pie de la letra el universo que se planteó de manera gráfica.

El look de Charlize Theron (Andy) es muy “tomboy”. Y es muy sexy a la vez. ¿Cómo creaste esa combinación para que se viera tan poderosa?

–Bueno, eso es ella (risas). En algunos casos puntuales para ella nos ceñimos al cómic: allí la heroína tiene pelo oscuro, así que Charlize lo quería igual, pero muy corto, fue su idea, y se ve realmente fabulosa con él. Y como ella tiene este corte tan diminuto y gráfico (pixie), también teníamos que hacer que sus ropas se vieran así, en un sentido muy minimalista. En ese sentido, creamos este look tan moderno que ella tiene. Y, aunque en un flashback ella tiene el cabello largo, sigue teniendo la ropa sin mangas, mostrando los brazos y unas ropas muy sencillas. Si tu miras el pasado de su personaje y su presente, este tiene el mismo look, solo que con un poco más de toques de alta tecnología y modernidad.

Y con ese corte de cabello, además, no podías tener prendas tan delicadas ni llamativas. Las prendas tenían que ir en consonancia con ese peinado, que también debía representar, en conjunto con las piezas, un look bastante fuerte. El pelo, definitivamente, dictó el resto de los looks para ella.

¿Cómo integraste las armas a los looks para que se vieran realistas? 

–Bueno, eso viene del cómic, sobre todo si hablamos de las armas medievales. Pero en particular, el hacha que tiene Andy también obedece a ese tono gráfico que quería darle al personaje, que también es muy minimalista y fuerte a la vez, con una esencia muy limpia en su imagen. Y eso hace que sus armas y todo lo que tiene sea más el foco principal, sobre todo cuando la ves. Es un diseño muy bello y en el cómic es igual.

¿Tuviste alguna influencia aparte del cómic que fuese tu punto de partida para crear los looks?

–En el caso de Andy, me fijé también en una característica del personaje, ella viene de Escitia (pueblo antiguo situado en Eurasia). Es un personaje milenario, por lo que hice bastante investigación y resulta que las mujeres en esa época eran unas guerreras maravillosas y luchaban tanto como los hombres. También inventaron los pantalones para las mujeres, porque montaban en caballos y luchaban sobre ellos, así que crearon estas piezas. Y parece totalmente falso, porque no ves en los museos a mujeres usando pantalones en ese tiempo. Pero estudiando esto, pude integrar esa esencia y sentimiento en los ropajes modernos de Andy. En el pasado usaba también estas piezas de guerrera, pero ahora son mucho más simples, limpias  y modernas.

¿Cómo creaste el vestuario para los otros personajes? 

Nile comienza como una marine. Y tampoco lo hace con su propia ropa, porque incluso su uniforme le es dado. Y luego Andy le da algo suyo, simple en apariencia, como lo es una camiseta y unos jeans, pero queríamos darle un poco de lo que le gustaba a ella, así que creamos esta camiseta de Janis Joplin que puedes ver en la película y que fue de un concierto que la cantante dio en 1968, prenda que a su vez sugería que Andy estuvo ahí.

Luego, ella adquiere otro tipo de ropa porque es la nueva integrante del grupo. La podemos ver con una chaqueta de baseball, muy utilitaria, que le diera ese aire de outsider. Y a lo último usa ropa que elegiría, aunque sigue siendo la nueva, pero la ropa es algo que ella usaría. En cuanto a los hombres, tratamos de integrar un poco de su pasado, pero también tenía que ser simple y tenía que lucir realista. De esa manera, nos basamos en el cómic, pero los personajes también tenían que lucir reales, así que usamos colores simples como negro, blanco y azul.

Vienes de crear un universo icónico como el de "Batman Regresa" en 1992. ¿Cómo crees que con “La vieja Guardia” se reinventan los superhéroes en términos de vestuario? 

–Creo que ahora, en general, los personajes de cómics se acercan mucho más al realismo y también, en su historia lo son. Nuestra directora (Gina Prince-Bythewood) no quería que lucieran disfrazados, pero también quería que fueran distintos. No quería nada que se asemejara a un cliché del cómic y  esto incluía que envejecieran apropiadamente, que los actores lucieran apropiados y creíbles en ese sentido. Y asimismo, que lo que usaran y cómo lucían reflejara su pasado. En el equipo de superhéroes dos personajes estuvieron en las Cruzadas y debíamos mostrar eso. Pero, en general, en las películas de cómics, también se ha visto ese cambio, el realismo. Y por eso la gente se ha identificado con ellos.