Consejos para evitar dolores de espalda por el home office cuarentena

Debido al aislamiento preventivo obligatorio, muchas personas trabajan desde su casa, lo que les lleva a adoptar malas posturas.

El home office invade en la cuarentena.

Las personas que tienen que trabajar desde sus casas, se levantan y desayunan frente a su computador.

Muchas de ellas, trabajan incorporadas desde la cama, el sillón o con la espalda inclinada excesivamente frente al notebook.

Lo ideal sería que todos contasen con una silla ergonómica, un reposapiés y un escritor de apoyo pero la mayoría de las viviendas no están preparadas para el teletrabajo.

Esto conlleva a que se multipliquen los dolores de espalda, muchos asociados a las cervicales.

Los expertos recomiendan levantarse a menudo de la silla para evitar sobrecargas articulares.

La fisioterapeuta y vocal del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña, Clara Bergé, explicó a La Vanguardia que cualquier postura que adoptemos y mantengamos durante mucho tiempo es perjudicial para nuestro organismo.

“A veces una silla incómoda es la que más te obliga a levantarte”, comentó Clara Bergé.

La fisioterapeuta recalcó en la relevancia de los movimientos y aconsejó, incluso ponerse una alarma para recordarlo.

Según la experta, estar más de seis horas inactivo es contraproducente.

El sedentarismo contribuye al desarrollo de enfermedades como osteoporosis, obesidad y por supuesto, dolor de espalda.

 

Mujer Home Office Levantarse varias veces en el home office es esencial para evitar los dolores de espalda. - Pexels

El Colegio de Fisioterapeutas catalán editó una serie de consejos para aliviar síntomas molestos por la inactividad.

Algunos ejemplos son:

  • Desplazar los brazos hacia atrás para estirar la musculatura
  • Para evitar tensiones en el cuello y la nunca, aconsejan inclinar ligeramente el cuello con una mano
  • Por encima de la cabeza, levantar un brazo e inclinarse hacia ese lado y luego repetirlo con el lado contrario.

El fisioterapeuta catalán Ismael Martí , especificó a La Vanguardia que normalmente las enseñanzas se basan en cómo moverse y no en cómo sentarse.

“Los años nos han enseñado que aunque mantengamos una buena higiene postural, si la postura es sostenida nuestro cuerpo sufre igual”, puntualizó.

 

No te pierdas el video en