Moda y Belleza

Una limpieza profunda del cutis la puedes lograr con cinco pasos

Un rostro radiante y luminoso lo puedes lograr usando ingredientes naturales.

Una limpieza de cutis te permite quitar las impurezas y suciedad del rostro, esto te permitirá lucir siempre radiante, luminosa y con una piel de porcelana.

Ahora, por motivo del Covid-19 y la cuarentena, muchas mujeres deben permanecer dentro de sus hogares. Aprovecha el tiempo que tienes libre y aprende a hacer una limpieza facial en tu casa con resultados 100% profesionales y de una forma rápida.

Acá te presentamos los pasos sencillos y las técnicas más efectivas para que te hagas una limpieza facial y de cutis casera a la perfección.

El paso a paso

Te podemos asegurar que siguiendo estos consejos eliminarás las impurezas, granitos y puntos negros, y las células muertas del rostro.

Ahora tendrás una piel suave y sedosa, con mucha salud, luminosidad y frescura. Sigue estos pasos:

Agua y jabón neutro

El paso uno es muy sencillo. Para comenzar la limpieza de cutis primero debes eliminar la suciedad más superficial del cutis con abundante agua y un jabón neutro.

Abre los poros con vapor

Solo debes hervir agua y dejar que el vapor llegue al rostro. Otra opción es humedecer un paño con agua caliente (no hirviendo). Coloca el paño en tu cara hasta que tenga la temperatura ambiente. Ten en cuenta que el calor también mejora la circulación de la sangre.

Este paso te permitirá abrir los poros y que los productos de limpieza penetren mejor en el cutis. Al agua le puedes agregar un toque de lavanda.

Un exfoliante

Puedes usar cualquier producto exfoliante, un remedio natural es usar un poco de miel con azúcar o avena. Realiza un suave masaje circular con una gasa o un algodón, sin presionar.

El exfoliante te ayudará a remover las células muertas, los puntos negros y los granitos. Recuerda que tienes los poros abiertos y todo debe estar muy limpio para evitar infecciones.

El aceite de ricino también saca la suciedad de tus poros y el aceite de oliva funciona como crema hidratante, ayudando a curar y nutrir tu piel.

Una mascarilla refrescante

Terminado el proceso de exfoliación puedes colocarte en el rostro una mascarilla para relajarte. Por lo general, las mascarillas naturales (de fresas, melocotón, aloe vera, polvo de nuez moscada) poseen propiedades calmantes, antiinflamatorias y bactericidas.

Puedes retirarla con un pañuelo o con una infusión de manzanilla templada.

Cierra los poros e hidrata

Ya este sería el último paso, cerrar los poros con un tónico. Lo puedes comprar o incluso hacer en casa como el té verde, que es un astringente natural.

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos