Disfruta de un completo spa casero con estos trucos para consentirte

Es momento de regalarte un día de relax y disfrute.

La cuarentena puede ser un momento para reencontrarte contigo misma y retomar hábitos importantes que dejaste en el pasado, como cuidar de ti misma.

Entre el trabajo, las responsabilidades del hogar, los compromisos familiares y sociales más tu relación de pareja, es difícil encontrar un momento donde puedas ponerte en sintonía con tu cuerpo, así que este es el panorama perfecto para consentirte.

Lindo rostro

Si necesitas urgentemente retirar el exceso de grasa de tu cutis, puedes optar por una mascarilla de huevo, jugo de limón y leche. Aplícala sobre la piel limpia y déjala secar durante cinco minutos para proceder a retirar con agua tibia.

Por el contrario, a pieles secas les beneficia el aguacate aplastado sobre el rostro. Déjalo por 20 minutos y enjuaga, también puedes probar agregando leche.

Mascarillas caseras que puedes aplicarte en medio de la cuarentena

Aprovecha el tiempo y devuélvele vitalidad a tu rostro.

Seda en el cuerpo

Si quieres sentir tu piel suave a lo largo de todo el cuerpo, mezcla aceite de oliva, azúcar, miel y avena. Deberás esparcir esa pasta con movimientos circulares y retirar con agua fría.

Ojos para verte mejor

Para reducir la hinchazón, mete un par de cucharas metálicas al congelador por 10 minutos, sácalas y mantenlas en las zonas inflamadas.

En caso de ojeras una de las recomendaciones más frecuentes es buscar el pepino que tienes en la nevera. Cortas dos rodajas de la fruta y las colocas sobre los ojos por 15 minutos o bien, coloca dos saquitos de té mojados por diez minutos y luego retira con abundante agua.

Spa casero en cuarentena

Uñas de reina

Para quitarle las manchas sumérgelas en agua tibia, jugo de limón y una pizca de sal. Evita esmaltes oscuros por un tiempo y déjalas respirar entre cada manicure.

Melena radiante

Si quieres suavidad y brillo el clásico tratamiento casero a base de aguacate, aceite de oliva y huevo es lo ideal para ti. Hazlo una vez por semana, déjalo actuar por 30 minutos y posteriormente retira con agua tibia.

Una sonrisa por todo lo alto

Para blanquearlos de forma casera enjuaga tu boca con agua tibia y bicarbonato de sodio, o aplícalo en tu cepillo de dientes, y luego deslumbra a todos con tu risa.